Poca magia y mucha física

Photo by Aron Visuals on Unsplash

Aunque parezca ciencia ficción, yo observo la existencia como algo físico. Solo que no tenemos máquinas para medirlo. Al menos hasta hoy.

Yo me doy cuenta en las interacciones con las personas que me rodean y con el entorno.

Si nuestra mente es un electrón. Ondas estacionarias escalares con spin SSSWRs . Y según Feynman solo hay un electrón. Luego solo hay una mente.

Nuestro cuerpo es un quark. Con una frecuencia de giro el cuadrado de la frecuencia de giro del electrón. Y todo el universo es un quark.

Nuestro cristal de diseño es un amplituedro (una geometría) que colorea los neutrinos que nos atraviesan. El color de una partícula es su frecuencia.

Este cristal gira, creando un momento de inercia sobre los neutrinos que nos atraviesan todo el tiempo. En realidad el giro se produce por fuerzas de atracción y repulsión entre electrón y quark.

Estos neutrinos son despedidos por la inercia del giro creando una radiación electromagnética.

El electrón, nuestra mente, se da cuenta de esa radiación. Y el electrón sufre un salto cuántico, un cambio de estado energético.

“La mejor ecualización del espacio de electrones nos da la luz, la energía eléctrica o la química y la mejor igualación del espacio de quark nos da la energía atómica: la energía atómica es más fuerte porque la frecuencia del spin del quark down es el cuadrado de la frecuencia del spin del electrón “

Pues la simetría de fase entre electrón y quark, o lo que es lo mismo, la armonía entre la frecuencia de tu cuerpo y de tu mente es el origen de nuestra existencia.

Entender lo que no funciona en tu vida

Photo by Mélody P on Unsplash

Una de las herramientas que conozco y que me ha ayudado y me sigue ayudando a desenvolverme en mi vida de una forma más natural, es el diseño humano.

Sorprende observar cómo mi vida se ha ido desenvolviendo con bastante resistencia. Con una lectura por un analista de este sistema, ves como todos esos comportamientos están pre-programados en tu cuerpo y en tu mente. La primera vez que me di cuenta de esto entré, por decirlo de algún modo, en shock. El inicio de un proceso de duelo donde no crees lo que es evidente, no te lo crees aunque está ahí.

Todo proceso de duelo tiene estas fases:

  • Crisis
  • Negación
  • Enojo
  • Depresión
  • Aceptación
  • Aprendizaje

He pasado por todas ellas con diferentes duelos. Algunos me han llevado más tiempo que otros, hasta llegar al punto de aprendizaje. Como un rendirte, y relajarte, tomándote la vida de una forma menos personal.

Dejar de lado lo que creías ser y descubrir otra parte de ti que explica otros comportamientos con los que realmente puedes fluir con la vida sin resistencia, cuesta. Pero es divertido probar y observar. Y cuando empiezan a aparecer en tu vida situaciones que no esperabas pero que soprendentemente funcionan, dices “wooow”, pues va a ser cierto esto.

Es un camino muy personal de auto-conocimiento. Requiere compromiso con uno mismo. Yo me siento una persona privilegiada por haber tenido esta oportunidad. Todo es cuestión de probar y a ver qué pasa.

Los nuevos líderes

Photo by hotblack at Morguefile.com

Llevo más de 10 años formándome con libros, cursos, tallers, etc., en cómo ser una buena líder. Mucho de este conocimiento me ha servido de gran ayuda. Algunos de los aprendizajes los he podido aplicar. Otros no. Las recetas de consejos no sirven siempre. Más bien, sirven como una mochila de recursos que aplicas por separado, o sobre las que haces adaptaciones y creas otras herramientas propias.

Los libros están bien, sí, aunque han sido las experiencias vividas a lo largo de estos años las que me han enseñado de verdad.

Echando la vista atrás, veo una líder que ha ido evolucionando, quitándose capas, y dando forma a un estilo propio. Un ejemplo de vida vivida según mis propias decisiones.

Yo diría que este estilo se basa en:

  • Respetar el tiempo, independencia y capacidades de cada persona.
  • ​Todos tenemos algo único que aportar. Reconocer ese valor y hacérselo saber a la otra persona.
  • Dejar de imponer.
  • Observar, y dejar que la propia persona cree su trabajo. Si no sabe, puedes orientarle, explicarle tus experiencias, o buscar una formación externa que pueda formarle.
  • Soltar el control sobre las personas, nadie debería controlar a otra persona.
  • Confiar en mi intuición.
  • Aportar mis enseñanzas solo con quien las respeta, reconoce y valora.

Todos tenemos un valor que aportar. Solo necesitamos querer descubrirlo.

El método de Alf Gauna

Espero poder leer un día este libro, usar este software o asistir a este curso, “el método de Alf Gauna“. Hasta donde mi conocimiento llega, no hay ningún libro publicado con este nombre. Es posible que la vida, la existencia, no lo haya permitido hasta ahora. Y la verdad es que me parece una gran injusticia, porque esta persona realmente es un genio, un maestro zen, un visionario.

Leer más »