No hables de tu competencia, habla de ti

Hace 10 años, un comercial bastante bueno en su trabajo me dijo: “cuando vayas a visitar a un cliente nunca hables mal de tu competencia, háblales de lo que tú ofreces”.

En la época de consultora de negocio, en el área de seguridad de la información, tuve que hacer muchos análisis de mercado. Análisis donde evaluaba cuáles eran nuestros competidores, qué tendencias tecnológicas había. Estaba suscrita a diferentes revistas del sector. Revisaba decenas de informes como los de Gartner ®, y asistía a eventos donde, diferentes ponentes explicaban las herramientas y sus funcionalidades más novedosas.

Mi responsable me explicó que lo que hacíamos en nuestro trabajo como consultores tecnológicos era integrar diferentes herramientas y convertirlas en un paquete que llamábamos “solución” para un problema que el cliente tenía.

Necesitábamos conocer bien el mercado donde nos movíamos. Probábamos y evaluábamos las herramientas disponibles. Tratábamos de unirlas de forma sencilla en una solución. Y en paralelo era necesario capacitar al equipo de trabajo en las competencias necesarias para hacer ese trabajo, o bien contratar personas externas que ya tuviesen ese conocimiento.

Aprendí mucho de esta etapa. Estar dentro de una multinacional te espabila. Ahora con perspectiva, me doy cuenta de cuánto aprendí sobre las personas. Y lo complicado que era todo porque no conseguíamos hablar ni relacionarnos entre nosotros de forma efectiva.

¿Qué he aprendido que se me da bien?

Integrar personas. Crear equipos de trabajo. Facilitar su comunicación y el flujo de información entre ellas. Diseñar los caminos más efectivos y eficientes para relacionar a esas personas en su día a día.

Mostrarnos en la espiral de evolución

Photo by Allie on Unsplash

Nuestra capacidad para manifestar y mostrar al mundo nuestros talentos en los diferentes niveles de la Dinámica Espiral, depende de nuestro entorno y las personas con las que estamos.

Si estamos todo el día ocupados en nuestra supervivencia, alimento y casa, trabajar todo el día para poder tener un ingreso con el que pagar una vivienda y la comida, no te quedan más horas al día para hacer más cosas.

Podemos estar en los niveles de desarrollo que Ken Wilber llama de segundo orden, y tener todos los anteriores integrados. Pero si nuestra supervivencia está de forma continua amenazada, no nos queda tiempo para mostrarnos en más niveles. Es solo mi opinión.

Observo personas sin madurez psicológica. Personas emocionalmente dependientes. Personas trepas y deshonestas. Personas que se apropian de las creaciones de otras personas y las venden como creaciones propias. Personas “vende humos”, creando falsas expectativas. Personas que aprovechan la audiencia de una persona para publicar su propia publicidad y autopromocionarse. Personas que sabotean continuamente el éxito de otras.

Personas con las que has hecho alguna terapia o curso, te llaman “acordándose de ti” y, aprovechan para promocionar su empresa y cursos en la organización donde trabajas, para que les hagas el trabajo comercial gratis de vender lo suyo donde trabajas. Personas sin ética profesional, que no saben qué es el “juego limpio”.

Recientemente he recuperado un artículo de 2014, donde Juan Carlos Cubeiro explica un “Manifiesto de la Calidad Directiva para la Optimización del Talento“. ¿Esto se lleva de verdad a la práctica?

Si el entorno y las personas no te favorecen, va a ser complicado que tengas oportunidad de mostrar al mundo tus talentos. Siento que hace falta una transformación de raíz de la ética individual y, la ética de los equipos de trabajo.

ENTRADAS RELACIONADAS

Sigue tu camino aunque nadie te siga

Photo by Austin Chan on Unsplash

A lo largo de mi vida, en las conversaciones más inesperadas, han surgido oportunidades.

El día de mi cumpleaños tuve la suerte de conocer a una persona muy importante en un evento. No hice nada. Solo esperé durante el cóctel de la comida, y una persona que yo conocía nos presentó. No podía creerme que funcionase la espera activa para los proyectores. Había sentido la tentación de ir y presentarme, pero me contuve con fuerza y esperé. Y ¡ta chán!, apareció la oportunidad.

En un momento me quedé a solas con esta persona, y pudimos hablar de forma más distendida y en confianza. Después de un rato de conversación, la persona me preguntó “¿tú qué quieres hacer, cuál es tu sueño?”. No podía creerme que me preguntase esto. Le dije que quería facilitar nuevas formas de crear equipos de trabajo más eficientes, y que había empezado desde hacía 6 meses con la herramienta de Genius Report, hablando con compañeros de trabajo durante el tiempo de café o pequeños descansos. Yo tampoco podía creerme que me hubiese lanzado así a hablar esto con una persona que acababa de conocer.

Le expliqué que eran necesarios tus datos de nacimiento, hora, fecha y lugar, y que eso generaba muchos prejuicios y críticas por parte de diferentes personas. Y me estaba costando encontrar personas que quisiesen usarlo e implementarlo en sus organizaciones.

Me dijo que conocía el I Ching, la astrología y el Diseño Humano. Yo estaba flipando con lo que estaba escuchando. ¿Sabes esa sensación de estar en el lugar que tienes que estar con las personas que tienes que estar?. Así me sentía. Si yo no saco la conversación, esto no habría sucedido. Pero naturalmente surgió. Le expliqué que yo conocía todas esas herramientas y que las estaba estudiando para ver su aplicación práctica y sencilla en el día a día.

Me dijo que muchas de estas herramientas, para muchas personas son demasiado, les abruma, y que a veces, la psicología más sencilla es mucho más eficaz. Aprender de las personas como espejos y saber por qué me molesta eso del otro. Ya no pude hablar más con esta persona, pero guardé su tarjeta de contacto como un tesoro.

Hace algunas semanas una amiga me dijo:

No te cortes más en ser quien eres, el potencial que tienes es muy grande, no lo frenes. Te siento como un foco, o igual con un machete abriendo camino. No te pares a mirar atrás y sigue. Es genial. Te está acompañando gente. Cuando te des cuenta llevarás un montón de gente acompañándote.

Otra de mis amigas también me recordó lo siguiente:

Veo cuánto luchas por ser una mujer verdadera, una persona auténtica, una persona cuya vida tiene sentido y propósito, es algo precioso en ti y es algo que admiro mucho en ti.

Otro buen amigo me recomendó este artículo, “Always be shipping!“, que agradecí ernormemente.

A veces me desanimo por la presión de las redes sociales, donde no tengo ninguna, o prácticamente ninguna relevancia. Pero luego me fijo en las personas que realmente son amigas/os mías, personas que ven quien soy y me apoyan para seguir adelante. Gracias por estar ahí.

Cómo organizar el teletrabajo

Durante el proyecto de Brasil, tuve que tener a todo el equipo en teletrabajo en varias ocasiones. En alguna ocasión recuerdo que estuvimos hasta un mes en teletrabajo. Los motivos fueron diversos. Una de las veces fue por fuertes lluvias que colapsaron los medios de transporte y nadie podía llegar al trabajo.

En mi caso tenía a todo el equipo coordinado por Skype o Google Hangout. También teníamos grupos de comunicación por Telegram. Teníamos documentación compartida de trabajo en Google Drive. Usábamos una herramienta propia para la operativa del día a día. Además, usaba ASANA para coordinarme con los supervisores/as de los equipos. Cuando tenía que coordinar equipos en diferentes usos horarios usaba Time and Date.

Te dejo estas dos referencias por si quieres aprender sobre ASANA:

Yo revisaba los flujos de trabajo y los puntos de control que teníamos definidos. Revisaba en qué tareas se acumulaba el trabajo. Hablaba con las personas responsables para saber qué soluciones iban a ejecutar para resolver los bloqueos, o proponía yo soluciones.

En diferentes momentos del día consultaba con las personas para saber cómo iban las cosas. A veces las personas se quedaban atascadas y no preguntaban. Al llamarlas se resolvían rápidamente los bloqueos.

Con la herramienta Screenpresso hacía vídeos cortos explicativos, o capturas de pantalla con explicaciones sencillas para comunicarnos los problemas que teníamos con las herramientas o la información que no conseguíamos compartir.

Otra herramienta que conocí años después es AnyDesk. Para dar soporte en remoto es muy útil.

Durante los periodos de teletrabajo hubo una persona que me engañó. Cuando llamé a la persona porque necesitaba que hiciese un trabajo, esta persona no estaba en su casa trabajando, sino que estaba haciendo unas gestiones personales fuera de su casa.

Llamé la atención de esta persona porque no me había avisado de su ausencia, y estaba haciendo un uso irresponsable del teletrabajo. Esta persona volvió a reincidir en varias ocasiones con mentiras similares. Esta persona salió del equipo.

La confianza con el equipo de trabajo la vas creando poco a poco. Es inevitable que haya personas que te traicionen. Lo importante es tener la cabeza suficientemente fría para hablar con la persona en base a hechos y ser consecuente. La confianza era la esencia para que funcionase el teletrabajo. Todo lo demás, las herramientas, lo fuimos aprendiendo. Sin confianza, no funciona. Esa es mi forma de verlo.

He encontrado este artículo en ResearchGate que señala 6 comportamientos de los líderes de equipos de trabajo virtuales:

  1. Establecen y mantienen la confianza mediante el uso de la tecnología de la comunicación;
  2. Aseguran que la diversidad en el equipo es entendida, apreciada y potenciada;
  3. Gestionan el ciclo de vida laboral y las reuniones virtuales;
  4. Supervisan el progreso del equipo utilizando la tecnología;
  5. Mejoran la visibilidad de los miembros virtuales dentro del equipo y fuera de la organización; y
  6. Permiten que los miembros individuales del equipo virtual se beneficien del equipo.

Un libro que conocía después que volvía a España es, Leading Virtual Teams (HBR 20-Minute Manager Series) de Harvard Business Review. Es una referencia que a mí me gusta bastante, aunque solo lo he visto en inglés.

Organizar el teletrabajo tiene una curva de aprendizaje de herramientas de tecnología. Pero lo más importante es trabajar la confianza con las personas.

Talentos y habilidades donde tu equipo destaca (parte 3)

Photo by CoWomen on Unsplash

Continuo planteando la misma pregunta que en entradas anteriores. ¿Y si pudiésemos conocer cuáles son los talentos y habilidades que una persona tiene?

En la herramienta Genius Report podemos obtener cuáles son los talentos en los que una persona destaca cuando trabaja dentro de un equipo.

Me doy cuenta del potencial que tiene esta herramienta para asesorar en la creación y organización de equipos de personas. Si te descargas el informe compacto gratuito de las personas de tu equipo, puedes descubrir el potencial que tienen.

En la gráfica “My powerbase” aparecen los potenciales que la persona tiene trabajando dentro de un equipo. Esta es la gráfica de talentos que aparece en mi Genius Report Compacto:

The GeniusReport Compact: http://www.geniusreport.net

Si te interesa conocer los talentos y habilidades de tu equipo, puedes escribirme y hablamos sobre mi formación y asesoramiento de equipos.

ENTRADAS RELACIONADAS

Talentos y habilidades donde tu equipo destaca (parte 2)

¿Y si pudiésemos conocer cuáles son los talentos y habilidades que una persona tiene?

He estudiado cursos y libros sobre Coaching y PNL. Y las preguntas para descubrir tus potenciales para mí se quedaban “cojas” cuando no estás con las personas correctas en el entorno correcto. Me di cuenta que solo servían para proyectos que solo dependen de ti. Y observé que hay muy pocos proyectos que solo dependan de ti.

Leer más »