Las motivaciones de un equipo de trabajo

Una de las herramientas que estoy empezando a utilizar en el asesoramiento de creación de equipos de trabajo es 64Keys y su informe Genius Report. En base a tu fecha, hora y lugar de nacimiento, esta herramienta te facilita cuál es tu motivación, qué es lo que te mueve a actuar. La herramienta proporciona mucha más información, y en esta entrada me centraré en la motivación.

Leer más »

¿Qué es lo que la vida te ha enseñado a ti?

Sentirnos identificados dentro de la historia de una película, nos pone la piel de gallina. Contar una hazana de la que realmente nos sentimos orgullosos de haber conseguido, nos entrecorta la voz de emoción y nos llena los ojos de lágrimas. Conseguir lo que otros dudaron que conseguiríamos nos llena el corazón de orgullo y valor. Valor para volver a hacerlo y quizás conseguir algo mucho mayor de lo atesorado.

Así vamos acumulando experiencias. La forma en la que mido el valor de cada una de ellas es cómo me sentí mientras las vivía. Muchas veces he llorado. Algunas he reído. En muchas aventuras he estado sola. Pero sigo ahí, abriendo camino quizás para personas que en un futuro consigan sentir el valor que produce crear algo por tu esfuerzo y voluntad.

La experiencia de la vida me enseña que no todo lo que tienes voluntad de conseguir lo consigues. Algunas cosas sí, y otras muchas no. Porque no todo depende de mí. Y necesito hacer un trabajo interno mío de auto-motivación sobre el fracaso. Porque en el sistema educativo y profesional me han enseñado que fracasar significa no conseguir aquello que te habías propuesto.

Nadie me habló de lo complejo que es el camino de desarrollar, construir, concreatar en la vida real una idea abstracta pintada en una hoja de papel. Lo he aprendido a base de prueba y error. A veces lo que pensaba que podía construir resulta que no puedo contruirlo, porque no tengo dinero para hacerlo, no tengo la tecnología, no tengo el equipo, no tengo el tiempo, no tengo los socios, no tengo el conocimiento. Y necesito repensar la idea.

Me quedo con la fuerza que siento mientras estoy creando. Con la auto-confianza. Y en esencia es el aprendizaje lo que me motiva.

¿Qué es lo que la vida te ha enseñado a ti?

Crea cuadros de mando de tu vida

Hace un tiempo descubrí los calendarios compactos en el blog “El canasto”, página que recomiendo si quieres aprender a ser más productivo. Desde que los descubrí no he parado de sacarles partido.

La propuesta que os quiero hacer es elaborar cuadros de mando de vuestra vida. Una empresa utiliza cuadros de mando para casi todo. Robert Kaplan y David Norton muestran en su libro “Cuadro de Mando Integral” un método que ayuda a los gestores a medir las actividades de una empresa de forma global en base a su visión y estrategia.

¿Por qué no adaptar la idea para nuestro día a día? Ser capaces de ver la evolución de nuestro peso, los días que hacemos ejercicio, los exámenes que hemos tenido y las notas, las veces que hemos ido al fisio, reuniones clave que hemos tenido y una lista que cada uno puede elaborar en función de sus necesidades.

Si medimos, podemos detectar puntos de mejora. Ya no vale decir “sí, sí que salgo a hacer ejercicio pero no pierdo peso”, por poner un ejemplo, ya que podrás ver en tu cuadro los días que realmente has salido y los que no.

Puedes tener un calendario compacto agrupando actividades y rodeando con círculos de colores cada una de ellas. Por ejemplo:

  • Calendario1 – Agrupar actividades relacionadas con la salud: ejercicio físico, peso (1 vez al mes), visitas al fisio, el período, revisiones médicas …
  • Calendario 2 – Agrupar exámenes: exámenes de la universidad, certificaciones, idiomas …
  • Calendario 3 – Reuniones, eventos, citas …

Yo tengo pinchados mis tres calendarios en un corcho en la pared de mi habitación. Es una forma visual de echar un vistazo a los progresos que voy haciendo y sobre todo para hacer seguimiento, que muchas veces organizamos mucho pero se nos olvida la parte de revisión. Nos puede ayudar a motivarnos con cada uno de los logros que vamos consiguiendo. Cuando ves todo el trabajo realizado en una hoja, ya no se trata de suerte, sino de habértelo currado.

¿Cómo mides tus progresos? Estaré encantada de leer vuestras propuestas.