Si tratas con respeto te tratan con respeto

En alguna ocasión, algunos conocidos que han realizado MBAs en Dirección y Administración de Empresa, me daban el siguiente consejo “hazte amiga del personal de limpieza de la empresa donde trabajes porque ellos lo saben todo sobre la empresa”. Me explicaban que tienen acceso a todos los despachos de toda la gente importante y de poder en la empresa. Son parte oculta que nadie ve pero que están en todos sitios.

Ante estos consejos yo me quedaba a cuadros, incluso me cabreaba. Si eres amable y cordial con una persona en función del provecho que puedes sacar de ella ¿qué tipo de relaciones tienes? ¿qué esperas a cambio? ¿crees que te quieren y te valoran por todo lo que te cuentan? ¿o a lo mejor te tratan cordialmente porque también quieren sacar algún provecho de ti?

En todas las empresas que he estado, por un motivo o por otro, he conocido a gente en el equipo de limpieza, muchos de ellos gente realmente estupenda. Alguna de esas personas llevaba más de 15 años en ese mismo edificio, por donde habían pasado varias multinacionales. Me contaba algunos cambios más o menos traumáticos que habían ocurrido con las empresas que por allí habían pasado. Y la verdad que esta conversación no fue buscada. Surgió espontáneamente mientras esta persona se acercaba a mi mesa para poder limpiarla, aunque preguntándome si me importaba levantarme un momento para que la pudiese limpiar. Les mandan limpiar en horario de oficina, buscándose la vida para hacerlo, porque en ese mismo horario tienen a todos los trabajadores ocupando el espacio que justamente le han pedido que limpie. Yo me levantaba con una sonrisa para que pudiesen hacer su trabajo, con total tranquilidad y cordialidad.

En alguna empresa, esta persona de limpieza era una persona con muchos sueños, con una formación realmente sorprendente, con una familia que mantener, y con una historia de vida realmente dura y complicada, donde no había podido elegir su propia vida. Este trabajo le permitía tener un poco de oxígeno para seguir como podía con su vida. Me enseñó a preparar el café en la máquina con sus truquillos, me traía muchas veces café a mi mesa, aunque yo le decía que no era necesario, que no se preocupase. Una persona siempre atenta con las personas de su alrededor. Y no siempre la trataron con el respeto con el que se trata a una persona, y sobre todo con el respeto con el que esta persona nos trataba a todos. En todos sitios hay gente sin conciencia.

Respeto, respeto, respeto. Esto es lo que llevo cuando hablo con cualquier persona. El personal de limpieza, muchas veces juzgado, maltratado, menospreciado, inferiorizado, no sé cuántos -ado de inferioridad podría poner. Con objetividad todos vemos si un trabajo se adapta o no a las funciones y responsabilidades por las cuales se ha contratado a esa persona. ¿Alguna vez has explicado a una persona de la limpieza que está haciendo trabajo fuera de sus responsabilidades? ¿trabajo que le corresponde a otras personas? ¿están claras esas responsabilidades? ¿alguien las ha explicado de forma sencilla y clara?

En todos sitios hay personas con interés en que cierta información no esté accesible. Si tratas a una persona por tu propio interés, te tratará de la misma forma, por su propio interés. Cuando ya no consiga nada más de ti esa persona te ingnorará.

Siempre hay personas escondidas en los trabajos menos valorados que solo las valoramos cuando unos días desaparecen. No esperes que esas personas desaparezcan para que las veas y valores. Tienes una nueva oportunidad de conocerlas cada día que pasas con ellas.

 

Cómo redactar un acuerdo de pareja (Parte 1/4)

Actualmente debido al cambio social y a la dificultad de iniciar y conservar una pareja basada en el compromiso, es importante definir previamente qué es lo que se espera de la pareja y cuáles son los mínimos para que esa relación sea satisfactoria, fructífera y duradera.

Nunca como hasta ahora se ha confiado tanto en el “amor” como lo más importante para mantener a una pareja unida. Sin definir, ni aclarar que se piensa por amor.

Se considera que el “amor” es un sentimiento de entusiasmo hacia el otro u otra, que hace no ver con claridad los límites de su personalidad, ni las virtudes o defectos que le/la constituyen. Se cree que el amor es lo más importante en la pareja y lo único realmente necesario para una satisfactoria convivencia y se asume, sin cuestionamiento, que cuando este raro sentimiento se pasa, lo mejor y más sensato es separarse, porque ya no hay nada que hacer y por lo tanto es imposible y no merece la pena volver a replantearse otra forma de convivencia y hacer un esfuerzo para recomponer lo que quizás se ha roto. Y muy pocos se plantean recurrir o acudir a un profesional antes de realizar la ruptura.

Pero la realidad histórica y científica señala que es un error considerar a ese sentimiento llamado ”Enamoramiento” como algo “esencial para la convivencia satisfactoria entre una pareja”  cuando la realidad es que se trata de  un sentimiento nada natural en el ser humano y muy reciente en la historia de la humanidad.

El amor romántico, como lo conocemos hoy en día y al cual llamamos enamoramiento, surge como teoría con el desarrollo del Amor Provenzal, propio de los trovadores y en realidad tiene muy poco que ver con los criterios que hoy se consideran útiles para emparejarse.

La concepción de pareja en la actualidad está en un constante cambio. Hombres y mujeres, hombres con hombres y mujeres con mujeres, para vivir juntos, compartir bienes, procrear, temporalmente o para siempre.

En la idea de pareja actual todo es posible e igualmente válido y aunque el asunto da pié para muchas investigaciones, en la práctica lo único claro es que es algo difícil, rara vez satisfactorio y de una gran fragilidad.

Esta entrada ha sido escrita de forma desinteresada por Paloma Gascón Vera, Directora del Gabinete de Psicología Paloma Gascón, que cuenta con una dilatada experiencia como terapeuta, conferenciante, formadora y articulista. Sobre todo es una fantástica persona que admira a sus pacientes y los ayuda a ver lo maravillosos que son. ¡¡ Gracias Paloma !!

La pasión de dominar

Voltaire

La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano.

¿Reconocemos aquellas pasiones que pueden destruirnos? Creo que por lo general no lo hacemos. Sería bueno mirar un poco dentro de nosotros y analizar esto porque puede que estemos haciendo daño a mucha gente sin darnos cuenta.

Esto puede ocurrir en nuestra vida personal cuando tratamos de imponer nuestro criterio y que las personas que nos quieren y nos aprecian acaten sin más discusión nuestra imposición. Aunque también ocurre en el plano profesional cuando jefes y jefas imponen su criterio abusando del poder que tienen por el puesto.

Sentirse en esta situación de dominados no es bueno para nadie. Porque nos hace vulnerables, porque nos sentimos menospreciados, no valorados, incluso humillados. Si somos capaces de identificar a las personas que quieren dominarnos y practicamos la asertividad, seremos capaces de cortar estos comportamientos hacia nosotros. No digo que la otra persona vaya a cambiar su forma de actuar, sino que con nosotros ya no tendrá su efecto dominador.

¿Qué podemos hacer ante una persona que quiere dominarnos?

Detrás de este tema está el RESPETO a uno mismo y hacia los demás. Un tema que da para mucho y del que hablaré en el futuro.