Sigue tu camino aunque nadie te siga

Photo by Austin Chan on Unsplash

A lo largo de mi vida, en las conversaciones más inesperadas, han surgido oportunidades.

El día de mi cumpleaños tuve la suerte de conocer a una persona muy importante en un evento. No hice nada. Solo esperé durante el cóctel de la comida, y una persona que yo conocía nos presentó. No podía creerme que funcionase la espera activa para los proyectores. Había sentido la tentación de ir y presentarme, pero me contuve con fuerza y esperé. Y ¡ta chán!, apareció la oportunidad.

En un momento me quedé a solas con esta persona, y pudimos hablar de forma más distendida y en confianza. Después de un rato de conversación, la persona me preguntó “¿tú qué quieres hacer, cuál es tu sueño?”. No podía creerme que me preguntase esto. Le dije que quería facilitar nuevas formas de crear equipos de trabajo más eficientes, y que había empezado desde hacía 6 meses con la herramienta de Genius Report, hablando con compañeros de trabajo durante el tiempo de café o pequeños descansos. Yo tampoco podía creerme que me hubiese lanzado así a hablar esto con una persona que acababa de conocer.

Le expliqué que eran necesarios tus datos de nacimiento, hora, fecha y lugar, y que eso generaba muchos prejuicios y críticas por parte de diferentes personas. Y me estaba costando encontrar personas que quisiesen usarlo e implementarlo en sus organizaciones.

Me dijo que conocía el I Ching, la astrología y el Diseño Humano. Yo estaba flipando con lo que estaba escuchando. ¿Sabes esa sensación de estar en el lugar que tienes que estar con las personas que tienes que estar?. Así me sentía. Si yo no saco la conversación, esto no habría sucedido. Pero naturalmente surgió. Le expliqué que yo conocía todas esas herramientas y que las estaba estudiando para ver su aplicación práctica y sencilla en el día a día.

Me dijo que muchas de estas herramientas, para muchas personas son demasiado, les abruma, y que a veces, la psicología más sencilla es mucho más eficaz. Aprender de las personas como espejos y saber por qué me molesta eso del otro. Ya no pude hablar más con esta persona, pero guardé su tarjeta de contacto como un tesoro.

Hace algunas semanas una amiga me dijo:

No te cortes más en ser quien eres, el potencial que tienes es muy grande, no lo frenes. Te siento como un foco, o igual con un machete abriendo camino. No te pares a mirar atrás y sigue. Es genial. Te está acompañando gente. Cuando te des cuenta llevarás un montón de gente acompañándote.

Otra de mis amigas también me recordó lo siguiente:

Veo cuánto luchas por ser una mujer verdadera, una persona auténtica, una persona cuya vida tiene sentido y propósito, es algo precioso en ti y es algo que admiro mucho en ti.

Otro buen amigo me recomendó este artículo, “Always be shipping!“, que agradecí ernormemente.

A veces me desanimo por la presión de las redes sociales, donde no tengo ninguna, o prácticamente ninguna relevancia. Pero luego me fijo en las personas que realmente son amigas/os mías, personas que ven quien soy y me apoyan para seguir adelante. Gracias por estar ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .