Aprender a perder

Image by Pexels from Pixabay

Hace ya demasiados días donde toda mi rutina se rompió. Mi cuerpo, creo que bastante sabio, se adelantó en procurar unos cuidados corporales que necesitaba. En el centro que me trataron justo el 12/03/2020, me dieron probióticos, complejo vitamínico con vitamina C, extracto de pepita de pomelo y zinc. A mi cuerpo le sentó bastante bien esta ayuda. Cuando llevaba 2 semanas de confinamiento, y mi estado de ánimo estaba por los suelos por la falta de sol, comencé a tomar suplemento de vitamina D3.

Tendría que seguir con los tratamientos, pero empezó el confinamiento, y el centro no es un centro médico. Así que, cerrado. No hay nada que pueda hacer.

Una semana después de iniciarse el confinamiento, perdí mi trabajo remunerado. Dentro del duelo que ya estaba pasando por la pérdida del estado de “normalidad”, pues se sumaba un duelo más por el trabajo.

Y empezaron las pesadillas por la noche. Algún día sin poder dormir en toda la noche. Una de las noches tuve una parálisis del sueño, aunque en un arrebato de fuerza que no sé de dónde saqué, conseguí mover los brazos (no podía mover el cuerpo) y gritar dentro de mí (no podía hablar) “fuera de aquí, fuera de aquí”, quitando un peso que había sobre mí sujetándome. Otra de las noches desperté de forma súbita, dando un salto en la cama, muerta de miedo y con el corazón super acelerado. Sin saber qué había pasado, sin poder recordar la pesadilla o lo que fuese que hizo que despertase con terror, encendí la luz, estuve respirando con la luz encendida, tratando de bajar las pulsaciones del corazón, y volver a tratar de dormir como pude.

Vuelve a mí un mensaje que un amigo me dio hace unos meses. “Necesitas aprender a perder”. Esta persona me lo dijo en otro contexto completamente diferente. Pero se aplica perfectamente ahora.

Nunca me ha gustado perder. Descubrir mi diseño como coordinadora/proyectora, y darme cuenta de que había estado comportándome como iniciadora/manifestadora (emprendedora continuamente con ideas de negocios y proyectos nuevos) y como constructora/generadora (la super productiva que trabaja sin descanso hasta el agotamiento). Darme cuenta de que cualquier proyecto que trato de iniciar por mi cuenta no funciona. Y que la productividad medida por la lista de tareas finalizadas al final del día en la que se basan los tipos constructores/generadores y especialistas/generadores manifestadores, no es mi forma de trabajar.

¿Aprender a perder el control? Me gusta tener el control de las cosas. Y escucho a los astrólogos hablando sobre este tema, sobre soltar el control. Lo que pasa que no te explican cómo hacerlo. Como los estrategas y los de operaciones de las organizaciones, que el de estrategia se inventa cosas “brillantes” que luego el de operaciones no puede construir, porque no son capaces de reconocerse entre ellos y dialogar para colaborar en lugar de competir, competir a ver quién se cuelga la medalla y se lleva el mejor bonus o el ascenso.

Me cansan los teóricos, que sueltan un discurso, y luego no te explican cómo aplicarlo en la vida real.

Creo que se aprende a perder aceptando lo inevitable, sabiendo que has hecho todo lo que podías o sabías hacer. Estar disponible para un pequeño grupo de personas de confianza. Reducir mi control a una pequeña parcela, a mi cuerpo. Controlar mis hábitos. Controlar lo que como. Controlar las personas con las que me relaciono. Y poco más. Mantener una estructura de gastos fijos lo más austera posible, y seguir para adelante.

Perdí a mi madre cuando tenía 14 años. Y lo superé.

Encontraremos la forma de superar lo que nos venga. Tenemos una fuerza vital dentro de nuestro cuerpo que nos sacará adelante. Escúchala.

Finalizando un ciclo cósmico … 2027

Photo by Steve Halama on Unsplash

Hace unos pocos días estaba dándole vueltas al libro “La profecía de Ra Uru Hu” de Steve Rhodes, revisando el esquema de rondas, épocas y ciclos. Algo me decía que tenía que encontrar algo ahí dentro. Es un libro bastante complejo de entender. Tiene cero pedagogía este libro. Otra parte de mí se resistía a leerlo porque ¿para qué, si no lo entiendo y nadie me lo va a explicar?

Serendipias de la vida, o conexiones transaúricas entre proyectores que nos reconocemos, me llegó este vídeo sobre los ciclos, que hizo Ra en 2010.

Me imprimí una captura de pantalla para poder escribir y pensar. Algo dentro de mí se rebotaba contra este mensaje. Tenía delante de mí el mandala que representa una configuración de temáticas a nivel cósmico antes del año 2027 y otro mandala con otras informaciones diferentes, temáticas diferentes a partir de 2027.

Y me puse a pensar en el camino dorado del libro de “Las Claves Genéticas” de Richard Rudd. En este libro habla de las claves del I Ching desde 3 puntos de vista:

  • Sombra o comportamiento de víctima.
  • Don.
  • Siddhi o iluminación.

En el libro de “Caos, Creatividad y Conciencia Cósmica” de Rupert Sheldrake, Terence Mckenna y Ralph Abraham, hablan de capas de información que son modificadas en base a la forma en la que actúa cada persona. Una retroalimentación continua entre nuestro entorno y nosotros. Al menos, eso es lo que yo entiendo. Quizás a esto se refiere Alf Gauna cuando propone escribir un I Ching nodal. ¿Qué comportamientos podemos manifestar en función de la influencia del entorno?

Me puse a buscar en el libro de “Las Claves Genéticas” las claves de los temas antes de 2027, su comportamiento como víctimas y su comportamiento desde el don.

El mandala se divide en 8 áreas de la vida (esto es como yo lo entiendo) que aparecen en el vídeo de Ra coloreadas en amarillo:

  • El camino (nuestra vida), clave 25.
  • El templo (el cuerpo), clave 46.
  • La naturaleza, clave 10.
  • El patrón, clave 15.
  • El ejemplo, clave 1.
  • El plan, clave 2.
  • El testigo (la mente), clave 13.
  • El líder, clave 7.

Para cada una de estas áreas de la vida, aparecen unos comportamientos o temáticas que nos afectan a todos en la Tierra. Empezaré a explicar las temáticas antes de 2027 y que comenzaron en 1615:

El camino (nuestra vida), clave 25. Comportamiento que rige esta área: Clave 37.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de identidad de género.
  • Comportamiento desde el don: Igualdad.

La lista de patrones de víctimas por cada clave lo podéis descargar aquí.

El templo (el cuerpo), clave 46. Comportamiento que rige esta área: Clave 40.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de la fatiga.
  • Comportamiento desde el don: Determinación.

La naturaleza, clave 10. Comportamiento que rige esta área: Clave 9.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de los detalles.
  • Comportamiento desde el don: Tesón.

El patrón, clave 15. Comportamiento que rige esta área: Clave 16.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de las técnicas.
  • Comportamiento desde el don: Versatilidad.

El ejemplo, clave 1. Comportamiento que rige esta área: Clave 32.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de su idea de éxito.
  • Comportamiento desde el don: Preservación.

El plan, clave 2. Comportamiento que rige esta área: Clave 42.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de las expectativas.
  • Comportamiento desde el don: Desprendimiento.

El testigo (la mente), clave 13. Comportamiento que rige esta área: Clave 61.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de la mente obsesiva.
  • Comportamiento desde el don: Inspiración.

El líder, clave 7. Comportamiento que rige esta área: Clave 62.

  • Comportamiento como víctima: Víctima del lenguaje.
  • Comportamiento desde el don: Precisión.

A continuación, explico las temáticas después de 2027 y que durarán hasta el 2438:

El camino (nuestra vida), clave 25. Comportamiento que rige esta área: Clave 55.

  • Comportamiento como víctima: Víctima del drama.
  • Comportamiento desde el don: Libertad.

El templo (el cuerpo), clave 46. Comportamiento que rige esta área: Clave 59.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de las relaciones.
  • Comportamiento desde el don: Intimidad.

La naturaleza, clave 10. Comportamiento que rige esta área: Clave 34.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de la realidad física.
  • Comportamiento desde el don: Fortaleza.

El patrón, clave 15. Comportamiento que rige esta área: Clave 20.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de la inseguridad.
  • Comportamiento desde el don: Aplomo.

El ejemplo, clave 1. Comportamiento que rige esta área: Clave 57.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de la indecisión.
  • Comportamiento desde el don: Intuición.

El plan, clave 2. Comportamiento que rige esta área: Clave 51.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de la ansiedad.
  • Comportamiento desde el don: Iniciativa.

El testigo (la mente), clave 13. Comportamiento que rige esta área: Clave 54.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de los impulsos (o de su falta de impulso).
  • Comportamiento desde el don: Aspiración.

El líder, clave 7. Comportamiento que rige esta área: Clave 53.

  • Comportamiento como víctima: Víctima de la incapacidad de completar.
  • Comportamiento desde el don: Expansión.

Ha quedado un poco largo, pero si has llegado hasta aquí, te felicito por tu tesón a pesar de la cantidad de detalles. Cada persona va filtrando la información de forma diferente y se queda con lo que le sirve en su caso particular.

Tal y como explica Viktor Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido”, vemos que tenemos diferentes formas de manifestar nuestros comportamientos.

El primer paso, como explica Richard Rudd, es darte cuenta de la existencia de las sombras. La vida te pone delante situaciones donde vives todas las sombras. Depende de tu capacidad para darte cuenta de su existencia y tu capacidad para aprender a mostrar otros comportamientos, los comportamientos de tus dones.

Que te duela el cuerpo no es normal

En una consulta de un especialista en diferentes terapias corporales, me pregunta por una lista de problemas de salud. A muchos de ellos respondo que no, y a otros, saco mi lista.

Sobre algunos de los problemas que dije que estaba bien, al observar conscientemente el cuerpo, sí tengo síntomas. Uno muy claro es la acidez de estómago. Algunos buenos hábitos de alimentación que aprendí, los he ido relajando tanto que he vuelto a coger algunos hábitos que no le sientan bien a mi cuerpo.

Leer más »