Investigando los procesos de toma de decisiones

Photo by Hans-Peter Gauster on Unsplash

Hace 10 años me especialicé en una rama de las matemáticas dedicada a la toma de decisiones, cursando el máster “Ingeniería de Sistemas de Decisión”. En aquella época casi nadie hablaba de “big data” ni “data mining”, aunque nosotros lo estudiábamos en el máster.

Rápidamente me di cuenta que las bases de datos con las que trabajábamos eran un poco “de juguete”. Pero lo que importaba era aprender las bases de las herramientas, cómo se usaban los algoritmos, qué teorías los soportaban, y qué tipos de análisis podíamos realizar.

Con el tiempo me di cuenta que la mayoría de decisiones en muchas empresas se basan en la propia experiencia de un grupo reducido de personas, y que pocas veces se hacen análisis de los hechos, de las tendencias, de los datos disponibles, muchos de ellos en bases de datos abiertas.

Esto era hasta que se ha puesto de moda esta terminología de “big data”. La complejidad del mundo que vivimos hace necesarios estos análisis, donde ya no es suficiente solo la experiencia de un grupo de personas, sino que necesitas algoritmos y herramientas de computación que aporten relaciones entre datos que tú no eres capaz de ver a simple vista.

Por ejemplo, la página de UCI Machine Learning Repository tiene una gran cantidad de datos con los que investigar y probar. La página de Neural Network Forecasting también tiene gran información sobre redes neuronales. La web de Statistics Views tiene también muy buenas publicaciones que puedes investigar.

La herramienta Pyomo es un paquete de código abierto para modelar aplicaciones de optimización en Python. El libro de “Pyomo — Optimization Modeling in Python” puede ayudarte en usar esta herramienta.

En realidad, hay muchísimas fuentes que puedes consultar para aprender. La Sociedad Europea de Matemáticas tiene una revista online donde puedes navegar y descubrir nuevos estudios. O también la Sociedad Española de Matemática Aplicada.

Me considero una persona generalista, no me considero especialista. Conocer un poco de muchas herramientas y disciplinas, al igual que una CEO de una empresa que hace un MBA en Dirección y Administración de Empresas, te ayuda a entender cómo unir a diferentes especialistas para construir algo juntos que de forma separada no sería posible.

En varias ocasiones he visto las “guerras” que se producían dentro del colectivo de matemáticos/as diviendo los teóricos de los prácticos. En varias ocasiones me han dicho “una matemática de verdad se dedica al estudio y evolución del conocimiento que llega al borde del conocimiento actual”. Este tipo de respuestas me cabreaban bastante, porque realmente lo que yo quería era aplicar a problemas sociales reales lo que estudiaba, y no estar encerrada en un despacho de investigadores aprendiendo complejos teoremas que solo ellos entienden y que no tienen ninguna aplicación práctica.

El libro “Model Building in Mathematical Programming” del profesor H. Paul Williams se centra en un tipo de modelos matemáticos que normalmente se calsifican como: programación linear (linear programming, LP), programación no-lineal (non-linear programming, NLP) y programación entera (integer programming, IP).

La primera edición de este libro se publicó en 1978. El profesor H.P. Williams, tiene un proyecto con el que me siento identificada desde que terminé la facultad de matemáticas. Cuando terminé la facultad, sentía que faltaba mucha aplicación práctica al mundo real de todos los modelos teóricos.

H.P. Williams, en su trabajo en IBM, aprendió que el 40% de modelos inciales, construidos por clientes, no se podían llevar a cabo, y otro 40% no tenían límites definidos. Muchos eran imprecisos y poco claros para entenderlos. Este libro muestra ejemplos prácticos de la vida real donde aplicar modelos matemáticos, como por ejemplo aplicación en biología molecular.

He programado en Java, en R, en Matlab, en Minitab, en WinQSB, en Web-HIPRE, en GeNIe, etc. Y te das cuenta que hay muchos paralelismos entre diferentes lenguajes. Lo importante, es aprender la base, la esencia que soporta la lógica por debajo del lenguaje. La mayoría tiene paquetes, lo que se conoce en esta jerga como APIs, donde ya hay funciones programadas que hacen tareas que tú puedes usar, algo así como un paquete de piezas de lego con las que construir lo que tú quieres. Los bloques son la base. Tu creatividad e ingenio combinándolos, permite el potencial de las creaciones que puedes crear juntándolos de diferentes formas.

Tal y como comenta el profesor H.P. Williams, aunque se está realizando un gran trabajo en la potencia computacional de las máquinas que usamos, y la usabilidad de las aplicaciones que desarrollamos, la parte más importante en la aplicación práctica de estas herramientas es entender en profundidad el problema y su modelización matemática.

En base a la experiencia que tengo en el diseño de experiencias de usuarios y clientes con el uso de tecnología, añado a este comentario, que es importante entender para qué hacemos lo que hacemos y sobre qué lo construimos. Primero define las preguntas que quieres responder y luego explica cómo las vas a responder.

¿Cuál es tu proyecto de realización de vida?

Photo by Molly Belle on Unsplash

En enero de 2011 inicié este blog con mucha ilusión. Desde entonces he vivido todo tipo de experiencias con las que he aprendido. ¿Será que ese aprendizaje puede interesarle a otras personas? ¿Esas personas pagarían por mis conocimientos y experiencias? Iré diseñando experimentos que me ayuden a validar mis hipótesis de los posibles modelos de negocio que vayan surgiendo. Y tener indicadores reales y objetivos que validen o no mis conclusiones.

El blog para mí es un canal. Una plataforma donde ir publicando lo que descubro y aprendo. He estado valorando la posibilidad de crear un canal nuevo en la plataforma patreon, como personas a las que sigo y admiro, como Laveena Archers o Fate Magician. En España no termino de ver que este tipo de iniciativas funcionen. Pero igual me equivoco. Lo valoraré según vea que evolucionan las necesidades sociales.

Hace un año inicié un proceso de mentoría con Alf Gauna que fue una lanzadera para mí, y darme cuenta de muchas cosas de mi vida que no funcionaban. En mi caso escogí el camino largo, el camino del héroe, el camino del dolor y del sufrimiento. Y en ese sufrimiento aceptar. No es sencillo pero es lo que elegí. Y me di cuenta que mi proyecto de vida lo tengo que crear yo. No es algo que alguien te invita a participar, sino que lo tengo que construir yo. Y los verdaderos amigos que reconozcan mi valor se unirán para construirlo juntos.

En todos estos años han llegado diferentes personas a mi vida para ofrecerme que construyese sus sueños, sus proyectos. Y luego me engañaron, me decepcionaron, me mintieron, me abandonaron, me dejaron tirada, se olvidaron de mí cuando les combino. En todos estos años no me he sentido completamente reconocida ni valorada en casi ninguno de los trabajos que he tenido.

Nunca es suficiente. No es suficiente todo lo que ya he demostrado, ni lo que he creado yo sola, ni lo que he enseñado a otros, ni lo que he compartido, ni a toda la gente que he ayudado anónimamente con un recurso que a esa persona le podía ayudar. Nada es suficiente para reconocerme como profesional.

Da igual mi formación académica. Da igual los cursos que tengo de gestión y dirección de proyectos. Da igual los proyectos que he liderado. Da igual todos los cursos que he hecho. Da igual todos los libros que he leído sobre gestión y dirección de empresas, sobre estrategia, sobre operaciones, sobre procesos, sobre estructuras organizativas, sobre desarrollo de personas, sobre gestión de conflictos, sobre liderazgo de equipos, sobre inteligencia emocional, sobre PNL, sobre realaciones de poder, sobre análisis de negocio.

Da igual las herramientas que he aprendido a usar y enseñar a otros. Da igual lo completo que es mi perfil con visión de negocio, visión tecnológica, visión centrada en las personas. Da igual los complejos análisis de datos que he realizado, las gráficas que me he inventado, da igual los cuadros de mando que he creado para enseñar y explicar a otros el trabajo y valor de lo que hacíamos.

En 2012 escribí a un profesor de una conocida escuela de negocios donde quería hacer un MBA de Administración y Dirección de empresa y puse:

¿Qué busco?

Un puesto como adjunta de dirección, donde pueda generar y facilitar un mayor rendimiento de equipos de trabajo bien formados, potenciando sus habilidades para la toma de decisiones y la creación de escenarios y alternativas para desarrollo de negocio; donde pueda tener estancias temporales fuera de España para realizar investigación en modelos de decisión, su aplicación y lecciones aprendidas de casos reales.

Ya he estado 3 años en Brasil creando un proyecto de simulación, creando yo sola un equipo de 19 personas con el que llevar a cabo una parte importante de la operación. Ya he creado un equipo sola y lo volveré a crear.

Mi valor solo se verá cuando sea yo quien cree el proyecto, mi proyecto de vida con las personas que realmente me reconocen.

La cultura empresarial y nuestra dirección cósmica

Photo by Jezael Melgoza on Unsplash

Uno de los cursos más interesantes que he hecho sobre cultura empresarial es “Introduction to Intercultural Management”. Después con el libro “Culturas y organizaciones: el software mental. La cooperación internacional y su importancia para la supervivencia” puedes ir profundizando. La clave está en observar y darte cuenta de las dinámicas.

El modelo planteado de 6 dimensiones culturales es:

  • Distancia al poder
  • Individual vs Colectivo
  • Masculino vs Femenino
  • Evitar la incertidumbre
  • Orientado a regulación a largo plazo o corto plazo
  • Tolerancia vs Control

Es interesante combinarlo con los niveles que propone Ken Wilber en la “práctica vital integral” y aprender a convivir en nuestro entorno de forma mucho más consciente, y seguir evolucionando, subiendo en esos niveles poco a poco, siguiendo nuestra dirección cósmica.

Aprender a desarrollar una visión sistémica, un sistema que se mueve contínuamente. Como la teoría de interacciones dinámicas de física, estamos en contínuo movimiento. Y con ese movimiento y esas interacciones sentimos eso que llamamos energía.

Emily Noether, mujer extraordinaria donde las haya, habla de simetrías. Todo nuestro movimiento está en equilibrio en base a simetrías. Y esas simetrías están también en nuestro cuerpo, en cómo sentimos y nos damos cuenta de las cosas. Necesitamos descubrir la sabiduría de nuestro cuerpo para encontrar nuestro propósito, para darnos cuenta de cuál es.

Ya somos seres de 9 centros. Es solo cuestión de tiempo integrar todo esto.

Vivir mi cruz (parte 1)

Entre los 29 y 32 años. 3 años exactos. Entre el 05/05/2014 y el 05/05/2017.

Ese fue el periodo en el que viví mi cruz de encarnación. Esta expresión “cruz de encarnación” es algo de lo que se habla en diseño humano. No sé la teoría porque aún no he tenido la oportunidad de estudiarla. Pero sé lo que viví. Y quiero compartirlo, al menos lo que se pueda contar por aquí.

En una cena entre amigos, un amigo me reconoció y me ofreció el mayor reto de mi vida. Irme a Brasil, inicialmente para 1 año, para montar un equipo de postventa de simulación, de simuladores de coche para auto-escuelas. Luego me quedé 3 años.

Al día siguiente de la cena tenía que darle una respuesta, de si aceptar o no irme a la semana siguiente a Brasil dejando todo en España. Después de pasar casi toda la noche sin dormir y dándoles vueltas a la propuesta, le dije que sí. Lo siguiente fue un torbellino de acontecimientos para cerrar todo antes de irme. Un auténtico estrés. Pero que mucho estrés.

Mudanza de casa, empaquetar todo y dejarlo en casa de mi padre. Cerrar temas con mis compañeros emprendedores. Cerrar papeleo burocrático de autónomos, porque trabajaba como autónoma. Cerrar temas con la escuela de negocios donde daba clases. Ponerme las vacunas necesarias en el centro de vacunación internacional en Madrid. Renovar mi DNI. Hacer una maleta de 32kgs. Y quedarme una semana en casa de una amiga en Madrid hasta que saliese el vuelo para irme.

Cosas de la vida, el vuelo se retrasó hasta el 05/05/2014. Y así empezó el mayor reto de mi vida hasta ahora. En España prácticamente nadie sabe lo que hice allí. Pero los que estuvieron conmigo sí.

Esta es la cara del miedo de no saber cómo afrontar lo que se me venía encima. Ya sé que aparezco sonriendo. Es solo una fachada. Estaba realmente acojonada de lo que me esperaba. El mundo se me caía encima por momentos, pero salgo manteniendo el tipo:

Primeros días en São Paulo

La revulsión de la fuerza de la vida

Photo by Daniel Jensen on Unsplash

Dicen que brillamos cuando nos sentimos felices, satisfechos, reconocidos, haciendo aquello que nos llena de propósito en nuestra vida.

Hablamos de amor. ¿A qué llamamos amor? Tal y como yo lo siento confundimos la química con al revulsión de la fuerza de la vida.

Quizás el amor sea solo la atracción y repulsión de fuerzas que tratan de mantenerse en equilibrio.

Amor consciente. Eso ya es otra historia. Sentir esas fuerzas. Ser consciente de ellas. Y trabajar juntos para ver la forma de armonizarlas, eso es amor consciente. Dos fuerzas en la misma dirección se atraen. Dos fuerzas en sentidos contrarios se repelen. Nuestro respeto y reconocimiento mutuo hace posible que podamos convivir.

A veces esas fuerzas son completamente incompatibles. Y por mucho que nuestra mente se empeñe, no es posible estar juntos, y cada uno necesita seguir direcciones diferentes. Y no es cuestión de querer o no querer. Se trata del equilibrio. Sin equilibrio no existiría nada de lo que vemos.

Los puntos solo se pueden unir mirando hacia atrás

Photo by Mihály Köles on Unsplash

En mi graduación de la facultad de Ciencias Matemáticas, donde tuve la oportunidad de hablar a todos los asistentes, recordando el famoso discurso de Steve Jobs dije que “los puntos solo se pueden unir mirando hacia atrás”.

Recordando este discurso, cito lo que en su momento dijo, que hoy somos lo nuevo pero en poco tiempo seremos lo viejo. Esto es la evolución. Es lo que es.

Jobs nos anima a no gastar nuestro limitado tiempo en esta vida viviendo la vida de otros. No dejar que el ruido de las opiniones de otros ahoguen nuestra propia voz interior. Y tener el coraje de seguir la intuición y nuestro corazón. De algún modo ellos ya saben lo que realmente queremos ser.

Se me eriza la piel recordando de nuevo este mensaje integrándolo con todo lo que he aprendido hasta hoy. La cosmología del Rave, con la herramienta de diseño humano, entre otras, me ha puesto encima de la mesa una realidad de la que no era consciente. Y sorprende.

En mi caso con un diseño de tipo proyector, muchas veces con la etiqueta de “la lista que todo lo sabe”, he tenido que aprender a callarme. Y a estar sola muchas veces para poder centrarme. Existe un diseño para cada uno de nosotros. Existe una motivación y una transferencia que nos saca de esa motivación. Y existe un propósito. Solo centrándote puedes saberlo. Yo no sé cuál es el tuyo. Solo pongo encima de la mesa herramientas que puedes probar para centrarte. Solo son opciones. Solo son posibilidades.

En un mundo estratégico donde solo se invierte dinero en modelos de negocio escalables, parece que una comunicación uno a uno no es rentable. No parece rentable que cada persona descubra el potencial de creación que lleva dentro. Parece que es más rentable seguir diciendo que te necesitan a ti, que se enganchen a ti, para que te sigan comprando y asegurar tus ingresos recurrentes.

Es complicado crear algo donde después de lanzar a la persona, la persona sigue sola creando lo que quiere, por su cuenta, escuchando su propia verdad, centrándose. No nos damos cuenta de lo que estamos creando durante el proceso de creación. Nos hacemos conscientes de ello después.

Hay personas que prefieren la comunicación en grupo. Genial, si eso les ayuda a despertar. En mi caso la comunicación uno a uno me enfrentó conmigo misma. Yo que había estado esquivándome tanto tiempo. Sí, entrar hasta el fondo de todas las cosas que te sacan de quicio. De todas las cosas que te molestan y te callas. De todas las cosas que no me gustaban de mí. Y de todas las cosas que no funcionaban para mí. Dentro de toda una herencia genética. Dentro de tantos condicionamientos que ya no eran para mí. Y en cierto modo sentir “menudo engaño durante tanto tiempo”. Te quitas la culpa. Te reconstruyes. Y te muestras de una forma diferente con la que te sientes en armonía. Y empiezas a vivir mucho más libre y sin tanto peso.

Yo animo a quien quiera probar sobre la cosmología del rave que busque y pruebe.

Incoscientes

Photo by h heyerlein on Unsplash

No nos damos cuenta que nuestro neocortex y nuestra forma de ver el mundo hasta ahora, ya no funciona. Ya no sirve para el momento que vivimos ni para el futuro que nos espera. Necesitamos mirar al mundo de otro modo. Necesitamos mirarnos a nosotros mismos de otro modo.

El universo está en contínua rotación. Fuerzas que se compensan unas con otras. La frecuencia de fase (frecuencia de nuestro cuerpo y de nuestra mente en armonía) es necesaria para mantener el equilibrio.

Nuestro comportamiento dominado por la mente hasta ahora ha creado un gran desequilibrio en nuestro planeta que nos afecta a todos y afecta en la conexión que tenemos con el resto del universo.

El universo para mantener el equilibrio nos está dando una buena sacudida, por llamarlo de alguna forma. Para que espabilemos. El cambio ocurrirá de todas formas. Necesitamos equilibrar la frecuencia de nuestro cuerpo con la frecuencia de nuestra mente. Y así equilibrarnos de nuevo con el universo.

Esas fuerzas podemos sentirlas como un castigo o no. Depende de cada uno. Nos armonizaremos queramos o no. O nos integraremos queramos o no. No es una opción que elijamos. Sin el equilibrio no hay universo. La cosmología hasta ahora a mí me ha enseñado a sentir el mundo que me rodea de una forma más natural. Y aceptar que el cambio ya está en marcha.