Entre dos mundos

Photo by Annie Spratt on Unsplash

Desde hace unos 6 meses he empezado a estudiar y utilizar diferentes cartas de tarot para aprender y experimentar con ellas.

Bohindra, una tienda que me recomendaron unos amigos, es una de las mejores librerías que conozco sobre temática ocultista, espiritual, esoterismo, etc. Es realmente una librería con mucho encanto y misterio. Me encanta ir allí y perderme entre sus estanterías. Las primeras veces que fui y entré en la parte del fondo de la tienda, sentía muchísima presión en la cabeza. Observé que me ocurría sobre todo al acercarme a las vitrinas con piedras y símbolos. Tengo una sensibilidad especial con las piedras, pero eso lo contaré en otro momento.

El almacén natural también está muy bien, aunque de temática esotérica tiene muy poco en comparación con Bohindra.

Uno de esos días que me perdí por la tienda de Bohindra, pregunté a una de las dependientas qué cartas de Tarot me recomendaba para empezar a estudiarlas. Y justo una persona que estaba al lado de la caja me dijo que se acababa de comprar el Tarot de A. E. Waite, que para empezar estaba muy bien. La dependienta también me lo recomendó. Así que me lo compré.

Aprovechando que estaba al lado una vitrina de péndulos de radiestesia, les eché un ojo, porque no tenía ninguno y también quiero estudiar cómo utilizarlo. Encontré un péndulo que fue amor a primera vista, precioso y sencillo. Conocí la radiestesia en Brasil y me gustó mucho. Esto lo explicaré también en otro momento.

Mis primeras impresiones con el Tarot de Waite es que me gustó. Aunque empecé a ver lo complejo que puede llegar a ser la interpretación, dependiendo del conocimiento simbólico que tengas. Pude observar el poder que tiene el simbolismo para acceder al inconsciente, y plantearte cuestiones que no te dabas cuenta que están ahí.

Yo creo que muchos terapeutas podrían aprender a usar algún tarot como terapia complementaria. A mí por ejemplo me gusta mucho Alejandro Jodorowsky. Tengo en mi lista de libros pendientes “Yo, el Tarot”. Recientemente ha estrenado en Francia su película Psicomagia, que espero poder ver en España.

Pocos días después de comprar mi primer tarot, estaba de visita en casa de una amiga y me encontré con la sorpresa que … ¡me regaló un tarot! No me lo podía creer. Le dije que hacía solo unos días que me había comprado mi primer tarot. Me regaló el Tarot de Osho Zen.

Empezó a rondarme por la cabeza la idea de estudiar el Tarot de Thoth. No sé por qué. Pero era continuo, una y otra vez venía a mi cabeza. Quizás las sombras de las claves 9 y/o 54, que aparecen en mi diseño humano, estaban metiéndome presión. Así que uno de los días pasé por la tienda y lo compré junto con el libro. La verdad es que no me gustó. Quizás porque aún es demasiado pronto para ponerme con este tarot. Es bastante complejo. De momento no me resuena.

Poco tiempo después vi que una persona que admiro publicó que estaba usando el tarot Cartas de la Mujer Salvaje. Y ahí fui yo movida por un impulso irracional a comprarlas tipo “si esta persona que es un crack las usa deben ser buenas”. Y la verdad es que me parecieron preciosas. Con unas ilustraciones que me gustaron mucho. Y sobre todo me gustó su sencillez. ¡Por fin unas cartas sencillas de entender!

Por pura serendipia caminando por Madrid encontré una tienda de tarots que resulta que tiene un Museo del Tarot. Y aquí me llevé la sorpresa de encontrar el tarot Oráculo de Gaia. ¡Menuda sorpresa! Puedo decir que he encontrado “mis cartas”. Son preciosas. De momento son las más bonitas que he visto. Son sencillas de leer, sencillas de interpretar y a mí particularmente me mueven muchísimo mis emociones. En varias tiradas en diferentes semanas me ha salido una de sus cartas “Camino Escondido“. Un mensaje “entre dos mundos”. Así es como me siento, entre dos mundos.

Y observando el proceso me di cuenta:

Y la vida es la que me ha presentado las cartas que resuenan conmigo. Es la vida la que marca el ritmo, el tiempo, y no mi obsesión por conseguir ya mismo las cosas. Lo que ocurre que tienes que pasar el proceso para al final observar el camino, las elecciones, las deciciones.

Este tipo de cuestiones no las puedo comentar con cualquier persona, porque con bastante frecuencia siento sus prejuicios proyectados sobre mí, sus críticas, sus limitaciones, etc. Como en el blog me puedo expresar libremente, pues lo dejo por aquí por si hay alguien más que se sienta entre dos mundos y que le pueda interesar.

¿Tú también te sientes entre dos mundos? ¿Tienes demasiadas cuestiones que nadie te da respuestas? ¿Las respuestas que tienes hasta ahora son vacías y no tienen sentido para ti?

Incomprensión de las personas con altas capacidades y alta sensibilidad

A lo largo de mi vida he pasado diferentes crisis, pero la crisis que tuve en 2018 fue una verdadera crisis existencial, donde no sabía quién era ni cómo me llamaba. Esta crisis me llevó a contratar un mentor.

Durante el trabajo de mentoría existencial identificamos que soy una persona de altas capacidades. Me enseñó el libro de “Demasiado inteligente para ser feliz” y no podía creerme lo que estaba leyendo. Había una explicación documentada sobre la forma en la que mi mente funciona, y que, en demasiadas ocasiones, he sentido el rechazo por parte de otras personas de mi entorno por esa forma de funcionar.

Descubrir esto me llevó incluso a pedir presupuesto para hacerme las pruebas de diagnóstico en un centro especializado. El coste era de 400€. No las hice. ¿Para qué quería esa prueba? ¿Una prueba más para demostrar que tengo razón y los demás no? Paso ya de estas peleas infinitas por querer tener razón. Este tema “pelearme por demostrar que tengo razón” es otro de los temas que trabajamos durante la mentoría.

Unas pocas semanas después de terminar la mentoría, hablé con una gran amiga de São Paulo (Brasil) que es psicóloga, y me recomendó el libro de “El don de la Sensibilidad: Las personas altamente sensibles” de Elaine Aron. De nuevo al leer sobre las características que explica Elaine, me identifiqué con bastantes de ellas.

Por ejemplo, cómo sentimos el dolor es completamente diferente de una persona a otra. Algunas investigaciones ya lo están viendo y están investigando cómo seleccionar el mejor tratamiento.

En este sentido, haberme iniciado en Reiki Usui Tibetano nivel I y II me ha ayudado a minimizar el dolor y auto-equilibrarme.

Poco a poco me daba cuenta que no había nada malo en mí. Simplemente tengo una forma diferente de percibir mi entorno. Una forma que hasta 2018 nadie me había explicado, ni me había enseñado herramientas o métodos útiles para lidiar con ello. Me he sentido en muchas ocasiones como “un bicho raro”. Y para nada soy ningún bicho, con todo el significado despectivo de la expresión.

Percibir tu entorno de forma diferente no es malo, es diferente. Solo necesitamos comprender y aceptar esta diferencia. Y en muchas ocasiones rechazamos la diferencia, por el motivo que sea, bien por miedo, inseguridad, envidia, celos, resentimiento, etc.

Entre todos/as creo que es muy necesario trabajar en entender e integrar las diferentes formas de percibir y de sentir nuestro entorno. Tal y como dice Alf Gauna, “el neocortex es como un receptor de radio que percibe un determinado rango de frecuencias”. Cada persona necesita aprender a “sintonizar” correctamente su receptor.

¿La forma en la que percibes y sientes el mundo te supone una barrera de integración socialmente? ¿No consigues adaptarte a unas funciones consideradas como estándar o normales para ser “funcional” dentro de tu entorno?

Un poco de currículum de formación

Photo by Gaelle Marcel on Unsplash

¡Qué complicado es hablar sobre uno mismo/a!

Tengo que reconocer que no se me da muy bien hablar sobre mí, mis competencias o habilidades, o sobre mi formación. De hecho me gusta más hablar sobre mi experiencia, sobre hechos, sobre ejemplos de acciones concretas, sobre vivencias de mi vida.

Otras veces simplemente me callo, porque se me ha percibido como una persona arrogante o soberbia. A veces este rechazo por parte de la otra persona yo lo he percibido como envidia hacia mí. Otras, sí que he sido una arrogante y me tenía que bajar los humos y ser amable y compasiva con la otra persona.

En muchas situaciones no tienes el espacio, ni el tiempo, ni la confianza, ni siquiera el interlocutor correcto delante de ti a quien contárle todo lo que has hecho. Solo quiere un currículum donde expongas tus cursos y formación técnica. Con la limitación, que no puedes poner más de 1 página para explicarlo.

Como el blog es un espacio donde puedo expresarme sin condicionamiento, expondré formaciones que he hecho, por si otras personas pueden estar interesadas en conocerlas y buscar información sobre ellas.

Títulos universitarios:

  • Máster Ingeniería de Sistemas de Decisión – URJC. Tesis: Un Marco para el Análisis de Riesgos en las TIC.
  • Licenciatura en Ciencias Matemáticas – UCM. Perfiles: Investigación Operativa y Estadística y Computacional.

En el Máster adquirí entre otros conocimientos y habilidades los siguientes:

  • Ser capaz de desarrollar y aplicar ideas originales en el área de ayuda a la toma de decisiones, utilizando para ello herramientas y modelos de análisis de datos y de la Investigación Operativa. Cadenas de Markov. Series temporales. Redes neuronales.
  • Ser capaz de analizar y modelar datos según el enfoque bayesiano. Además de aplicar las técnicas bayesianas de regresión lineal simple y multivariada.
  • Comprender las razones que justifican la realización de diferentes tipos de cálculo dentro de un proyecto de mejora. Estudio con Minitab de un proyecto completo de fabricación aplicando la metodología Seis Sigma, discriminando variables menos relevantes y obteniendo una selección de ellas que permita reducir los costes de las pruebas.
  • Comprender cómo estructurar y resolver un problema de toma de decisiones. Uso de diagramas de influencia, estudio de funciones de utilidad y de valor. Estudio de árboles de decisión.
  • Comprender cómo estructurar y afrontar un problema de negociaciones. Análisis del BATNA y ZOPA. Equilibrios de Nash. Las Cinco Dimensiones de Geert Hofstede para identificar los patrones culturales.

Idiomas:

  • Inglés: Título First Certificate in English (FCE). Estancia en Northampton (Inglaterra) con una beca de Castilla-La Mancha.
  • Portugués: 3 años viviendo y trabajando en São Paulo (Brasil).

Cursos y seminarios:

  • Curso: Human-Centered Design for Social Innovation – IDEO.org y +Acumen.
  • Certificación: Lean Yellow Belt – Global Lean y Fundetel ETSIT-UPM.
  • Certificación: ISO 27001 Sistema de Gestión de Seguridad de la Información – Bureau Veritas.
  • Certificación: Auditor interno de Sistemas de Gestión de Seguridad de la Información – Bureau Veritas.
  • I Congreso Internacional sobre Aprendizaje, Innovación y Competitividad – UPM.
  • Curso: Cómo hacer presentaciones – El arte de presentar.
  • Curso: Oratoria con PNL e Inteligencia Emocional – Mónica Pérez de las Heras.
  • Curso: Imagen Personal y Técnicas de Comunicación – IFI.
  • Curso: Protocolo de empresa – IFI.
  • Seminario: Gestión de Proyectos Europeos 7º Programa Marco – Fundación Madri+d para el conocimiento.
  • Curso: Introducción a la Gestión de Proyectos – INTECO (actual INCIBE)
  • Curso: Dirección y Gestión de Proyectos – Sunion
  • Curso: Dirección y Gestión de Proyectos Avanzado – Sunion.
  • Curso: Gestión de Riesgos – INTECO (actual INCIBE)
  • Curso: Metodologías y Certificaciones – INTECO (actual INCIBE)
  • Curso: Introduction to Intercultural Management – Itim International
  • Curso: Programación Neuro Lingüística – Sunion.
  • Curso: Liderazgo con Programación Neurolingüísitca – Sunion.
  • Curso: Inteligencia Emocional – Sunion.
  • Curso: Gestión del Tiempo – Sunion.
  • Curso: Gestión del Cambio – Formación interna de Thales.
  • Curso: Excel Avanzado – Sunion.

Herramientas informáticas:

  • Statgraphics Plus / R / Minitab / Matlab / Fortran / NAG / ISML / WinQSB / Estadística y Análisis Numérico.
  • Weka / Minería de datos.
  • MindManager / xMind / Aplicación de creación de mapas mentales.
  • Balsamiq / Diseño de interfaces de usuario.
  • Java SE / Turbo Pascal / ProLog / Desarrollo de software.
  • MySQL / Bases de datos.
  • TrueCrypt / Software libre de cifrado de dispositivos.
  • LaTeX / Edición de textos científicos.
  • Word / Excel / Power Point / Access / Project / Visio.

Seguro que si tú te pones a revisar todo lo que has estudiado, te das cuenta que sabes mucho más de lo que crees que sabes. Aprende a encontrar las palabras para explicar lo que sabes hacer. Si no encuentras las palabras, busca en internet ejemplos de otras personas que te gusta como explican lo que hacen, y adáptalo a tu caso particular.

¿Tienes claro el valor que te aporta todo lo que has estudiado y sabes transmitirlo?

Vivir mi cruz (parte 11)

Photo by Elevate on Unsplash

Uno de los compañeros de trabajo que tuve en Brasil y que más admiro por su calidad como persona, por su integridad, por sus valores, y uno de mis confidentes y amigos en los momentos más difíciles, fue el compañero del departamento de logística.

Teníamos que estar completamente coordinados el equipo de servicio que yo tenía junto al suyo de logística. Aprendí de él la complejidad de la logística a nivel país con el tamaño y diversidad que tiene Brasil. Sus canales de comunicación lleva tiempo conocerlos y entender cómo funcionan.

Algunos de los problemas a los que nos enfrentamos fue:

  • Locales de acceso con puertas pequeñas donde no entraba la mercancía.
  • Locales sin zona de carga/descarga.
  • Locales en zona de acceso restringido según el tamaño del vehículo.
  • Locales en zonas de centro histórico donde era necesario solicitar permisos de carga/descarga.
  • Locales donde había que cortar la vía para poder proceder a la carga/descarga, con sus correspondientes permisos y acompañamiento de los cuerpos de seguridad local de la zona.
  • Locales donde se necesitaba una grúa para proceder a la carga/descarga.

Este grandísimo profesional resolvió cada uno de los problemas e imprevistos que fueron surgiendo. Incluso un incidente donde amenazaron con escopetas al camionero para que no entrase en la localidad donde iba a entregar la carga.

Fue toda una aventura todo lo que vivimos, todo lo que aprendimos, y la fortaleza que nació dentro de todos/as nosotros/as.

¿Cuáles han sido los mayores desafíos logísticos que has tenido que enfrentar con tu operación?

ENTRADAS RELACIONADAS

Experiencias de vida, ni buenas ni malas, solo experiencias

Photo by Lê Tân on Unsplash

Echando la vista atrás sobre mi biografía, recuerdo una época muy amarga y complicada que viví en mi primer año en la Facultad de Matemáticas entre 2003 y 2004.

Mi hermana y yo no tuvimos beca de estudios. Mi reclamación argumentada al ministerio dio igual. Básicamente me ignoraron. No podíamos permitirnos 2 habitaciones de alquiler en Madrid. Pero una amiga apareció en septiembre de 2003, que nos ofreció una habitación en Alcalá de Henares. ¡Buff!, menos mal. Eso nos permitió poder empezar la universidad.

En septiembre había un curso de introducción en la facultad al que yo no pude asistir. Otras personas que sí asistieron, les sirvió de base para lo que se nos avecinaba y para conocerse, y empezar a crearse grupos de gente que serían futuros grupos de amigos/as.

Yo tuve que buscarme la vida. Lo que pasa que se me hizo muy cuesta arriba. Salir de mi casa. Venirme a Madrid. Sentir la crueldad de “no le importas a nadie y nadie va a hacer nada por ti”. Tardé tiempo en cambiar esta forma de ver Madrid. Al principio para mí era una selva.

También sentí la crueldad de muchos/as profesores/as de la facultad. Y el salto de nivel impresionante entre lo que había aprendido en bachillerato y el nivel en el que se empezaba en la universidad. Algunos profesores/as endiosados/as presumían de suspender a la gente. Otros/as explicaban súper bien y facilitaban el aprendizaje para que llegásemos al nivel que se exigía.

La facultad, aunque era mi sueño, se convirtió en una pesadilla. Me pasaba muchas clases llorando, tapándome la cara para que no me viesen y sentándome donde no me viesen. ¡Qué mal, por favor! Entré en un proceso depresivo. Eso al menos fue lo que me dijo el médico. Y me mandaron tomar durante un año un antidepresivo.

En la facultad conocí una chica encantadora que estaba en Delegación de Alumnos. Me ayudó a crearme una cuenta de email. En aquella época yo no tenía internet en casa, sino que iba a la biblioteca a consultar lo que necesitaba. Y el email, pues tampoco era una herramienta imprescindible. Esta chica me recomendó ir a la Facultad de Medicina y preguntar si tenían servicio de psicología. Fui, pero no atendían a gente externa de esa facultad. Sin embargo, en la Politécnica, donde estudió mi hermana, sí tenían servicio de psicología para los/as alumnos/as.

No podía permitirme un/a psicólogo/a privado y en la seguridad social tardaban casi un año para darme cita, o directamente no me mandaban. El antidepresivo era tan fuerte que me levantaba con la mandíbula tensa. Asique, el médico me mandó otra pastilla para contrarrestar. Pero esta pastilla sí que me dejó fatal, tan mal que solo la tomé durante una semana.

En varias ocasiones tuve ataques de ansiedad, con un fortísimo dolor en el pecho que pensaba que me ahogaba. Una doctora que me atendió en una ocasión me trató fatal. Me dijo que estaba mal por tonterías y me mandó un fuerte antiinflamatorio para el dolor del pecho. Me fui a casa cabreada y sin saber qué hacer. A los pocos días volví a tener otro ataque y no fui a la facultad. Me fui sola de urgencias al médico, y esta vez me atendió otra doctora que me trató bastante bien. Me estuvo escuchando.

Después del primer año, dejé la medicación y seguí buscándome la vida, ahora con mejor ánimo. Me daba bastante miedo dejar la medicación porque no sabía si sería capaz de seguir por mí misma. Pero lo hice. Y me fue bastante bien.

En retrospectiva, había una grandísima deshumanización en ese entorno. Por mi cuenta fui aprendiendo cómo funcionaba el sistema. Aprendí cómo funcionaba:

  • Las tutorías: Horarios y cómo solicitarlas.
  • La elección de grupos en las matrículas.
  • Delegación de Alumnos: Servicios disponibles y conocimiento sobre el sistema.
  • Reprografía.
  • Conserjería.
  • Cafetería.
  • Biblioteca de alumnos y biblioteca de investigación.
  • Salas de estudio.
  • Salas de ordenadores.

Investigando por mi cuenta sobre mi diseño humano, después de una mentoría, he visto las temáticas de claves que llaman melancólicas. En mi diseño aparecen:

  • Clave 1: Nadie me ve por ser diferente.
  • Clave 8: Nadie me presta atención.
  • Clave 14: Tener que trabajar o no.
  • Clave 22: No escucho nada de valor.
  • Clave 28: Vida sin propósito.
  • Clave 60: No tener dónde ir.

Según la RAE la definición de melancolía es:

“Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que quien la padece no encuentre gusto ni diversión en nada.”

Con esta información, me da una perspectiva interesante para darme cuenta de cuándo empiezo a entrar en bucle auto-destructivo, para poder entender qué lo está causando y ver si hay algo que pueda hacer o no para paliarlo. A veces no hay nada que puedas hacer, salvo pasar la experiencia y aguantar lo mejor que puedas.

¿Cuáles son tus experencias vitales que más aprendizaje te han aportado?

Vivir mi cruz (parte 9)

Photo by Regis F on Unsplash

¡El mapa no es el territorio! Esta es una de las afirmaciones más importantes que aprendí en la práctica durante mi estancia en Brasil. Tenía que organizar la operación de un servicio donde tenía que visualizar dónde estaban los problemas y dónde estaban los recursos y personas que los resolverían.

Aprendí a utilizar sola Google Maps para crear mis mapas de trabajo y del equipo. Clasificaba los problemas y los priorizaba en diferentes capas que cargaba en Google Maps con hojas de cálculo. Geo posicionaba los problemas. Y luego geo posicionaba las personas que podían resolverlos. La visualización espacial era esencial para reducir el tiempo y coste de las decisiones que tomábamos.

Para facilitar la toma de decisiones sobre las personas necesarias en la operación de campo, tuve que investigar cuáles eran los medios de transporte accesibles para que las personas llegasen hasta donde estaban los problemas que teníamos que resolver. Aprender dónde había:

  • Aeropuertos internacionales y locales. Frecuencia y coste de vuelos.
  • Líneas de autobuses. Frecuencia y coste de autobuses.
  • Empresas de alquiler de vehículos. Horarios, tipos de vehículos, tasas.
  • Ferry/barcos. Frecuencia y coste.
  • Carreteras principales.
  • Carreteras secundarias.
  • Caminos.

Y la seguridad para circular por estas vías. Había zonas donde era peligroso transitar por la tarde-noche. Había zonas donde no había puestos de repostaje en muchos kilómetros, ni talleres de reparación. Además, había zonas donde te quedabas incomunicado/a sin teléfono y sin internet. Había incluso zonas donde el servicio de Correos no entregaba paquetes por la inseguridad de la zona.

Los medios de transporte disponibles son esenciales para calculas los costes de un contrato de servicio (SLA).

¿Cómo te has adaptado a un entorno diferente a lo que te habían contado?

ENTRADAS RELACIONADAS

La crisis de los 40

Como el tiempo no existe, o eso dicen, que es una ilusión, me ha parecido interesante publicar un escrito encontrado entre mis escritos de mayo de 2010. Mi yo del pasado con 25 años hacía unas reflexiones que me han gustado mucho para compartirlas.


Después de tener una interesante conversación en varios días con distintas personas, me he inspirado para escribir lo que pienso sobre la crisis de los 40.

Tengo 25 años y muchos de vosotros pensaréis “¿cómo puede hablar esta chica de algo que no conoce?”. No conoce quien no quiere ver. Me ha pasado con mucha gente que subestima lo que puedo saber o no sobre ciertos temas sólo por mi edad. ¿Acaso tengo que evolucionar al ritmo que me marque el resto? ¿Tengo que hacer o pensar lo que se supone que piensa la gente de mi edad?

¿Crisis de los 40?

¿Por qué esperamos a tener cuarenta años para plantearnos qué queremos hacer en la vida?

¿Tenemos que perder 20 años de nuestra vida hasta darnos cuenta?

¿No merece la pena darle una pensada antes para intentar hacer las cosas bien?

Una persona me dijo “Es que aunque quieras, no las vas a hacer bien”. Esto me dejó un run run en la cabeza y empecé a pensar. ¿Cuando cumples 40 años de repente eres otra persona y ya eres la “leche” y haces todo bien? ¿Acaso hay un mundo paralelo donde cambiamos de vida?

Reflexión de Mª Jesús Álava Reyes:
“Hace poco, comentando la muerte de un conocido, alguien me dijo: “¡Qué pena!, ahora que ya le faltaba tan poco para empezar a vivir” Me callé, pero pensé: ¡Qué pena de vida sin ser vivida!”

No, lo siento, pero no eres otra persona cuando cumples 40 años. ¿No os han preguntado a otro día de tu cumpleaños “cómo te sientes con X años”? ¿Y qué les decís? “Pues igual que ayer”.

Los cambios no se producen de un día para otro. De hecho los cambios se producen a lo largo de los años. Pero para eso hay que tomar conciencia de qué estamos haciendo y a dónde queremos llegar. Haciendo revisiones con frecuencia. ¿Pensaréis qué es esto de las revisiones? Simplemente es dedicarte tiempo, por ejemplo una vez a la semana, para pensar en ti. Nada de trabajo. Nada de problemas de casa. Nada de niños. Nada de pareja. Nada del resto del mundo. Sólo en cómo estás tú. Cómo te sientes. Si estás mejor que hace un mes, un año.

¿Estar mejor respecto a qué? Pues de los objetivos que nos vamos fijando para alcanzar en nuestra vida.

¿Objetivos? Sí, objetivos. Nacen de una ilusión. Algo que nos gustaría conseguir. Hacemos un planteamiento de las posibilidades que tenemos para ponernos en marcha hacia esa ilusión. De todas las alternativas valoramos si hay alguna realista, porque hay ilusiones muy fantasiosas, que pueden hacer que si no estás con los pies en el suelo hagan que te decepciones y que dejes de tener ilusiones, porque total no las voy a conseguir. Después de valorarlas elegimos algunas. Esas algunas son actitudes, ejercicios, trabajos, estudios que nos llevan hacia esa ilusión. Entonces y sólo entonces esas ilusiones se convierten en objetivos.

Haciendo revisiones frecuentes, podemos volver al camino que nos lleva a conseguir nuestros objetivos (esos ejercicios, estudios…) con más o menos facilidad. Pero ¿qué ocurre si pasa mucho tiempo hasta que hacemos esa revisión?

Pensemos en un caso práctico. Los dentistas recomiendan hacerse una revisión una vez al año. Yo sí me la hago !! ¿Y vosotros? Pensad que tenéis una pequeña caries en una muela. Si ha pasado un año desde la última revisión esa caries no ha podido crecer mucho (esto me lo dijo mi dentista que es un estupendo profesional). ¿Qué ocurre si han pasado 3 años desde la última revisión? o más tiempo. Puede que durante años esa caries esté escondidita por debajo de la superficie hasta que un día se te rompe la muela o hasta que se te produce una infección y vas al dentista porque te duele muchísimo.

En el mejor de los casos te regañará un poco por no haber ido en tanto tiempo, conseguirá curar la infección y eliminar la caries con un empaste. Si has aprendido (puede que si lo pasaste mal con el dolor te acuerdes la próxima vez) posiblemente vayas al año siguiente a hacerte una revisión.

En el peor de los casos puede que la infección se te haya extendido a más zonas de la boca, que te haya dañado el nervio, te tengan que matar el nervio, sacar la muela, ponerte una funda… En fin, creo que se aprecia cómo se puede ir complicando la cosa. Y todo por pensar que no tengo tiempo para perderlo en ir al dentista.

Si esto lo pensamos en la revisión de nuestros objetivos, de nuestro proyecto de vida ¿qué pasa si hace mucho que no hacemos una revisión?

Pues que volver al camino se pueda volver una tarea bastante complicada. Como por ejemplo darnos cuenta que:

  • Hemos estudiado algo que no queremos o no nos gusta.
  • Estamos en un trabajo que odiamos.
  • Tenemos unos amigos que no son amigos.
  • Hemos dejado de lado a la familia.
  • Tenemos conversaciones importantes pendientes con gente que nos importa pero nunca nos hemos planteado tenerlas.
  • Estamos casados con una persona que no nos llena.
  • No disfrutamos de nuestros hijos porque estamos todo el día trabajando.
  • ¿Hobbies? No tenemos hobbies. Nos gusta algo o recordamos que lo hemos hecho alguna vez, pero ya hace mucho que no lo hacemos.
  • Nuestros intereses chocan con los de nuestra pareja.
  • ….

Creo que esta lista puede ir creciendo y creciendo en función de las experiencias de cada uno.

Mucha gente se deja llevar por la espiral de trabajo diario. Del día a día que muchos se repiten constantemente para justificarse. Van encadenando situaciones. Una cosa le lleva a la otra y al final acaban desorientados pensando ¿cómo he llegado yo aquí?.

Gráficamente se ve muy bien en el siguiente gráfico:

Proyecto de Vida

Esta pequeña padawan de 25 años me sorprende mucho. El próximo año 2020, si todo lo permite, cumpliré 35 años. Me sorprende recordar estas reflexiones de hace 10 años.

Parecen “ondas gravitacionales” que se propagan por ese tiempo que no existe y que vuelven a mí en diferentes momentos de mi vida. Y siguen resonando conmigo. Eso que nos mueve. Eso que nos hace emocionarnos. Eso que nos hace sentir que merece seguir adelante por seguir sintiéndote vida.

Recuerdo con 26 años hablar con un buen amigo a quien le comentaba ilusionada con los ojos brillantes y el corazón palpitando, que lo que yo quería hacer en mi vida era ser mentora, compartir mi experiencia de vida con otras personas a quien les pudiese servir de ayuda. Este amigo mío me dijo “creo que vas demasiado rápido, te estás saltando etapas”.

Veremos a ver qué pasa los próximos años.

¿Tú te has planteado qué es lo que quieres hacer en tu vida?