La revulsión de la fuerza de la vida

Photo by Daniel Jensen on Unsplash

Dicen que brillamos cuando nos sentimos felices, satisfechos, reconocidos, haciendo aquello que nos llena de propósito en nuestra vida.

Hablamos de amor. ¿A qué llamamos amor? Tal y como yo lo siento confundimos la química con al revulsión de la fuerza de la vida.

Quizás el amor sea solo la atracción y repulsión de fuerzas que tratan de mantenerse en equilibrio.

Amor consciente. Eso ya es otra historia. Sentir esas fuerzas. Ser consciente de ellas. Y trabajar juntos para ver la forma de armonizarlas, eso es amor consciente. Dos fuerzas en la misma dirección se atraen. Dos fuerzas en sentidos contrarios se repelen. Nuestro respeto y reconocimiento mutuo hace posible que podamos convivir.

A veces esas fuerzas son completamente incompatibles. Y por mucho que nuestra mente se empeñe, no es posible estar juntos, y cada uno necesita seguir direcciones diferentes. Y no es cuestión de querer o no querer. Se trata del equilibrio. Sin equilibrio no existiría nada de lo que vemos.

Los puntos solo se pueden unir mirando hacia atrás

Photo by Mihály Köles on Unsplash

En mi graduación de la facultad de Ciencias Matemáticas, donde tuve la oportunidad de hablar a todos los asistentes, recordando el famoso discurso de Steve Jobs dije que “los puntos solo se pueden unir mirando hacia atrás”.

Recordando este discurso, cito lo que en su momento dijo, que hoy somos lo nuevo pero en poco tiempo seremos lo viejo. Esto es la evolución. Es lo que es.

Jobs nos anima a no gastar nuestro limitado tiempo en esta vida viviendo la vida de otros. No dejar que el ruido de las opiniones de otros ahoguen nuestra propia voz interior. Y tener el coraje de seguir la intuición y nuestro corazón. De algún modo ellos ya saben lo que realmente queremos ser.

Se me eriza la piel recordando de nuevo este mensaje integrándolo con todo lo que he aprendido hasta hoy. La cosmología del Rave, con la herramienta de diseño humano, entre otras, me ha puesto encima de la mesa una realidad de la que no era consciente. Y sorprende.

En mi caso con un diseño de tipo proyector, muchas veces con la etiqueta de “la lista que todo lo sabe”, he tenido que aprender a callarme. Y a estar sola muchas veces para poder centrarme. Existe un diseño para cada uno de nosotros. Existe una motivación y una transferencia que nos saca de esa motivación. Y existe un propósito. Solo centrándote puedes saberlo. Yo no sé cuál es el tuyo. Solo pongo encima de la mesa herramientas que puedes probar para centrarte. Solo son opciones. Solo son posibilidades.

En un mundo estratégico donde solo se invierte dinero en modelos de negocio escalables, parece que una comunicación uno a uno no es rentable. No parece rentable que cada persona descubra el potencial de creación que lleva dentro. Parece que es más rentable seguir diciendo que te necesitan a ti, que se enganchen a ti, para que te sigan comprando y asegurar tus ingresos recurrentes.

Es complicado crear algo donde después de lanzar a la persona, la persona sigue sola creando lo que quiere, por su cuenta, escuchando su propia verdad, centrándose. No nos damos cuenta de lo que estamos creando durante el proceso de creación. Nos hacemos conscientes de ello después.

Hay personas que prefieren la comunicación en grupo. Genial, si eso les ayuda a despertar. En mi caso la comunicación uno a uno me enfrentó conmigo misma. Yo que había estado esquivándome tanto tiempo. Sí, entrar hasta el fondo de todas las cosas que te sacan de quicio. De todas las cosas que te molestan y te callas. De todas las cosas que no me gustaban de mí. Y de todas las cosas que no funcionaban para mí. Dentro de toda una herencia genética. Dentro de tantos condicionamientos que ya no eran para mí. Y en cierto modo sentir “menudo engaño durante tanto tiempo”. Te quitas la culpa. Te reconstruyes. Y te muestras de una forma diferente con la que te sientes en armonía. Y empiezas a vivir mucho más libre y sin tanto peso.

Yo animo a quien quiera probar sobre la cosmología del rave que busque y pruebe.

Incoscientes

Photo by h heyerlein on Unsplash

No nos damos cuenta que nuestro neocortex y nuestra forma de ver el mundo hasta ahora, ya no funciona. Ya no sirve para el momento que vivimos ni para el futuro que nos espera. Necesitamos mirar al mundo de otro modo. Necesitamos mirarnos a nosotros mismos de otro modo.

El universo está en contínua rotación. Fuerzas que se compensan unas con otras. La frecuencia de fase (frecuencia de nuestro cuerpo y de nuestra mente en armonía) es necesaria para mantener el equilibrio.

Nuestro comportamiento dominado por la mente hasta ahora ha creado un gran desequilibrio en nuestro planeta que nos afecta a todos y afecta en la conexión que tenemos con el resto del universo.

El universo para mantener el equilibrio nos está dando una buena sacudida, por llamarlo de alguna forma. Para que espabilemos. El cambio ocurrirá de todas formas. Necesitamos equilibrar la frecuencia de nuestro cuerpo con la frecuencia de nuestra mente. Y así equilibrarnos de nuevo con el universo.

Esas fuerzas podemos sentirlas como un castigo o no. Depende de cada uno. Nos armonizaremos queramos o no. O nos integraremos queramos o no. No es una opción que elijamos. Sin el equilibrio no hay universo. La cosmología hasta ahora a mí me ha enseñado a sentir el mundo que me rodea de una forma más natural. Y aceptar que el cambio ya está en marcha.

Poca magia y mucha física

Photo by Aron Visuals on Unsplash

Aunque parezca ciencia ficción, yo observo la existencia como algo físico. Solo que no tenemos máquinas para medirlo. Al menos hasta hoy.

Yo me doy cuenta en las interacciones con las personas que me rodean y con el entorno.

Si nuestra mente es un electrón. Ondas estacionarias escalares con spin SSSWRs . Y según Feynman solo hay un electrón. Luego solo hay una mente.

Nuestro cuerpo es un quark. Con una frecuencia de giro el cuadrado de la frecuencia de giro del electrón. Y todo el universo es un quark.

Nuestro cristal de diseño es un amplituedro (una geometría) que colorea los neutrinos que nos atraviesan. El color de una partícula es su frecuencia.

Este cristal gira, creando un momento de inercia sobre los neutrinos que nos atraviesan todo el tiempo. En realidad el giro se produce por fuerzas de atracción y repulsión entre electrón y quark.

Estos neutrinos son despedidos por la inercia del giro creando una radiación electromagnética.

El electrón, nuestra mente, se da cuenta de esa radiación. Y el electrón sufre un salto cuántico, un cambio de estado energético.

“La mejor ecualización del espacio de electrones nos da la luz, la energía eléctrica o la química y la mejor igualación del espacio de quark nos da la energía atómica: la energía atómica es más fuerte porque la frecuencia del spin del quark down es el cuadrado de la frecuencia del spin del electrón “

Pues la simetría de fase entre electrón y quark, o lo que es lo mismo, la armonía entre la frecuencia de tu cuerpo y de tu mente es el origen de nuestra existencia.

Entender lo que no funciona en tu vida

Photo by Mélody P on Unsplash

Una de las herramientas que conozco y que me ha ayudado y me sigue ayudando a desenvolverme en mi vida de una forma más natural, es el diseño humano.

Sorprende observar cómo mi vida se ha ido desenvolviendo con bastante resistencia. Con una lectura por un analista de este sistema, ves como todos esos comportamientos están pre-programados en tu cuerpo y en tu mente. La primera vez que me di cuenta de esto entré, por decirlo de algún modo, en shock. El inicio de un proceso de duelo donde no crees lo que es evidente, no te lo crees aunque está ahí.

Todo proceso de duelo tiene estas fases:

  • Crisis
  • Negación
  • Enojo
  • Depresión
  • Aceptación
  • Aprendizaje

He pasado por todas ellas con diferentes duelos. Algunos me han llevado más tiempo que otros, hasta llegar al punto de aprendizaje. Como un rendirte, y relajarte, tomándote la vida de una forma menos personal.

Dejar de lado lo que creías ser y descubrir otra parte de ti que explica otros comportamientos con los que realmente puedes fluir con la vida sin resistencia, cuesta. Pero es divertido probar y observar. Y cuando empiezan a aparecer en tu vida situaciones que no esperabas pero que soprendentemente funcionan, dices “wooow”, pues va a ser cierto esto.

Es un camino muy personal de auto-conocimiento. Requiere compromiso con uno mismo. Yo me siento una persona privilegiada por haber tenido esta oportunidad. Todo es cuestión de probar y a ver qué pasa.