No dejes que el miedo te paralice, atrévete y cambia

Muchas veces nos quedamos paralizados ante situaciones que desconocemos. Sobre todo en España la gente tiene aversión al riesgo. Por cultura, por educación o por otros factores del entorno, no estamos acostumbrados a arriesgar y atrevernos a realizar proyectos nuevos, emprender negocios o cerrar etapas profesionales abriendo otras.

Abrir nuevas etapas nos asusta, porque como muchas veces se ha dicho, nos acomodamos en nuestro entorno conocido, como se explica muy bien en la metáfora del libro “¿Quién se ha llevado mi queso?”. En este libro se compara un almacén de queso con aquello que conocemos. A medida que pasa el tiempo se va terminando el queso y el poco que queda se vuelve rancio. Si no estamos observando lo que ocurre fuera de ese entorno y sólo nos centramos en lo conocido, podemos estar dejando pasar oportunidades estupendas por ejemplo de un trabajo que encaje realmente con nuestros valores, cambios de rumbo necesarios en la pareja o incluso descubrir partes de nosotros mismos que no conocíamos.

Mario Alonso Puig nos recomienda que cuando una persona esté tan bloqueada que no sea capaz de moverse, entendiendo este término como no actuar ante una situación, le pidamos que dé el paso más pequeño que sea capaz de dar. Nuestro cerebro que es muy listo, una vez que vea que podemos dar al menos un paso se pondrá manos a la obra para avanzar y salir de la situación que nos angustia o disgusta.

Testamento de miércoles, Mario Benedetti

Un día de los muchos en los que voy en el metro de Madrid, me encontré con un texto, esos que muchas veces encontramos pegados en las paredes de los trenes para animarnos a leer.

En esa ocasión encontré un texto de Mario Benedetti titulado “Testamento de Miércoles” con el que os dejo para disfrutar del día de hoy. Son fantásticos los tropos y metáforas que lega.

Aclaro que éste no es un testamento

de esos que se usan como colofón de vida

es un testamento mucho más sencillo

tan sólo para el fin de la jornada

o sea que lego para mañana jueves

las preocupaciones que me legara el martes

levemente alteradas por dos digestiones

las usuales noticias del cono sur

y una nube de mosquitos casi vampiros

lego mis catorce estornudos del mediodía

una carta a mi mujer en que falta la posdata

el final de una novela que a duras penas leo

las siete sonrisas de cinco muchachas

ya que hubo una que me brindó tres

y el ceño fruncido de un señor

que no conozco ni aspiro a conocer

lego un colorido ajedrez moscovita

una computadora japonesa sin pilas

y la buena radio en que está sonando

el español grisáceo de la bibicí

ah la olivetti y el cepillo de dientes

no los lego porsiaca

lego tropos y metáforas de uso privado

que modestamente acuñé en la tarde

por ejemplo el astillero en que reparo mis sueños

el pájaro aleatorio que surge del crepúsculo

la cortina de lluvia que miro y no descorro

lego un remordimiento porque es aleccionante

y un poco de tristeza porque es inevitable

también mi soledad con la ilusión

de que el jueves resuelva no admitirla

y me sancione con presencias varias

lego los crujidos de mis viejas bisagras

también una tajada de mi sombra

no toda porque un hombre sin su sombra

no merece el respeto de la gente

lego el pescuezo recién lavado

como para un jueves de guillotina

una maceta con hierbabuena

y otra con un boniato que me hastía

ya que esta cargante convolvulácea

me está invadiendo el cuarto con sus hojas

lego los suburbios de una idea

un tríptico de espejos que me agrede

el mar allá al alcance de la mano

mis cóleras por orden alfabético

y un breve y curioso estado de ánimo

que todavía no sé si es inocencia

o estupidez malsana

o alegría

sólo ahora lo advierto

en paredes y anaqueles y venas

en glándulas y techos y optimismos

me quedan tantas cosas por legar

que mejor las incluyo

en otro testamento

digamos

el del viernes.

Mario Benedetti (1920-2009)

Inventario

Cambia el cristal con el que miras tu vida

Muchas veces vivimos bajo las expectativas que otras personas tienen sobre nosotros. En otras ocasiones nos comparamos para ser “igual de buenos” que otros que ni siquiera conocemos. Queriendo impresionar con “fachadas” que nada tienen que ver con lo que realmente somos, con aquello con lo que nos identificamos.

Un ejemplo de maltrato “sutil” se refleja en este vídeo que aunque se refiere a las mujeres se puede extender a todas las personas que sufren los cánones impuestos por otros para “estar a la altura” y por ejemplo poder tener un trabajo determinado.

Si crees que no tiene sentido, deja libre tu imaginación y se creativo

El proceso creativo muchas veces se ve limitado por las creencias que tenemos y que hemos ido adquiriendo a lo largo de nuestra vida. Julio Verne predijo con gran exactitud en sus relatos fantásticos la aparición de algunos de los productos generados por el avance tecnológico del siglo XX, como la televisión, los helicópteros, los submarinos o las naves espaciales. Parecía que su imaginación no tenía límites.

Mario Alonso Puig ofrece muchas charlas sobre creatividad. En una de ellas nos dice que la creatividad es distinta de la innovación. La creatividad es el proceso que se gesta dentro de nosotros con tres ingredientes fundamentales:

  • Conocimientos, aprendizaje y reflexión
  • Compromiso y pasión
  • Mente abierta

Ahora si nos fijamos en los dos hemisferios del cerebro tenemos que:

  • Izquierdo: conocimientos, aprendizaje, reflexión
  • Derecho: imaginación

Cuando se integran ambos hemisferios generan el proceso creativo.

Recomendación de Mario Alonso: llevad siempre un cuaderno y un bolígrafo encima, especialmente cuando nos vamos a la cama. Muchas de nuestras ideas las bloquea nuestro inconsciente por el miedo al juicio. Para ser un pionero hay que echarle valor y ser humilde.

Cualquier acción que se emprenda, es importante que sólo le demos dos interpretaciones, o se consigue lo que se buscaba o se aprende algo.

Debemos enfocarnos en lo que queremos y no en lo que tememos. Enfocarnos en el éxito y no en evitar el fracaso.

Os dejo el vídeo de la charla, que siempre es un placer escuchar a Mario Alonso.

Krishnamurti, deseo de liberar al hombre y al mundo

Photo by Allef Vinicius on Unsplash

Hace poco encontré una cita del hinduismo que he querido dejar en este post:

Una persona siembra un pensamiento y recoge una acción. Siembra una acción y recoge un hábito. Siembra un hábito y recoge un carácter. Siembra un carácter y recoge un destino
(Sivananda)

Un buen amigo me recomendó leer a Jiddu Krishnamurti. Uno de los texto que me gustó mucho fue el siguiente, extraído de un diario de Krishnamurti titulado “El libro de la vida”, en el que se resume en gran medida el motivo que principalmente lo impulsó a difundir su mensaje por todo el mundo: el deseo de liberar al hombre y al mundo:

Si hemos de crear un mundo nuevo, una nueva civilización, un arte nuevo, no contaminado por la tradición, el miedo, las ambiciones, si hemos de originar juntos una nueva sociedad en la que no existan el «tú» y el «yo», sino lo nuestro, ¿no tiene que haber una mente que sea por completo anónima y que, por lo tanto, esté creativamente sola? Esto implica, ¿no es así?, que tiene que haber una rebelión contra el conformismo, contra la respetabilidad, porque el hombre respetable es el hombre mediocre, debido a que siempre desea algo; porque su felicidad depende de la influencia, o de lo que piensa su prójimo, su gurú, de lo que dice el Bagavad Gita o los Upanishads o la Biblia o Cristo. Su mente jamás está sola. Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas.

¿No es, acaso, importante descubrir, ver todo el significado de la interferencia, de la influencia, ver la afirmación del «yo», que es lo opuesto de lo anónimo? Viendo todo eso, surge inevitablemente la pregunta: ¿Es posible originar de inmediato ese estado de la mente libre de influencias, el cual no puede ser afectado por su propia experiencia ni por la experiencia de otros, ese estado de la mente incorruptible, sola? Únicamente entonces es posible dar origen a un mundo diferente, a una cultura y una sociedad diferentes donde puede existir la felicidad.