Aceptar lo que la vida te traiga

Photo by Max Kobus on Unsplash

Mi mentor Alf Gauna me dio el siguiente consejo:

La vida nunca permite vivirla como tu mente quiere. La vida acontece y el único secreto es alinear tu cuerpo con disciplina a lo que la vida realmente trae y evitar sufrimientos, la mente está aquí sólo para observar y comunicar, pero no para imponer su voluntad condicionada. Algo tan sencillo necesita paciencia.

Alf Gauna

Queriendo huir del sufrimiento, del dolor, del miedo, de la incomodidad que puede provocarme la vida, aprendiendo a perder, y seguir dando pasos aunque no vea el final del camino.

El mundo de fantasía de mi mente no existe en la materia, en la vida real visible. Aunque haya una clave 41 en mi diseño humano que hable del potencial creativo, de la esencia pura de donde surge toda creación. Creatividad que no consigue materializarse.

Consciente de la importancia de relacionarme con otras personas para ir encontrando con los años, o no, ese pequeño grupo que forma un fractal consciente, que se apoya mutuamente en su desarrollo, que forma una red de soporte y ayuda. Sin esas personas no tengo oportunidad de poder mostrar al mundo los dones escondidos en mi ADN. Nuestra esencia permanece escondida hasta que la vida te permite mostrarla.

A la espera del reconocimiento por parte de algún generador, que no le importe lo que sepa sino quien soy. Espero activamente, estudiando y potenciando mi capacidad cognitiva experimentando con mi variable.

Trabajando mi paciencia para estar en paz y aprender a ser compasiva consciente. Todos llevamos nuestra historia personal, problemas, heridas y sufrimientos, pero no tengo ninguna responsabilidad sobre tu sanación. En mi caso, hay un potencial de alegría de vivir que no voy a permitir que nadie me quite.

Os dejo un poco de música para acabar la publicación. Daydream – Marika Takeuchi.