Llegar tarde a trabajar implica…

En este cortísimo vídeo podemos ver cómo el hecho de dormirnos puede hacer que el resto del día sea un calvario.

¿A cuántas personas contestamos mal ese día? ¿Cuántas veces nos atascamos haciendo una tarea que en principio no supone un gran esfuerzo mayor de lo habitual? ¿Cuántas oportunidades de aprender desaprovechamos ese día?

Es cierto que nos puede caer una bronca por llegar tarde al trabajo, pero ¿tenemos que hacer pagar el cabreo a todas las personas con las que nos encontramos? Nos cabreamos porque no nos gusta que nos echen la bronca. ¿Qué podemos hacer?

Una buena forma de afrontarlo es con una sonrisa por ejemplo por salir de casa de día en vez de noche. Si a la hora que sales por dormirte hay más atasco, peores sitios para aparcar, el transporte público está demasiado lleno… ¿crees que estar cabreado va a hacer que desaparezcan estos inconvenientes? ¿te aporta algo bueno estar cabreado?

Es bueno sentir las propias emociones, pero una vez identificadas tenemos que gestionarlas. Esto consiste en restar importancia a aquello que no la tiene, en relativizar los problemas, sacar las partes positivas de lo que ha sucedido… en definitiva aprender de lo sucedido y medir la intensidad de las emociones para la próxima vez.