Hakuna Matata, que bonito es vivir

Hakuna Matata, que bonito es vivir

La primera película que vi en el cine fue El Rey León. El cine en mi pueblo estaba llenísimo. Era el año 1994. Yo tenía 9 años. Estaba emocionada e impaciente. Años después he vuelto a verla en varias ocasiones, y aún hoy en día, me emociona. En aquella ocasión mi hermana estaba conmigo. Fue un día muy especial y también el día que más lloré. Qué triste ver a ese leoncito, ese pequeño Simba, asustado, atónito e incrédulo ante la muerte de su padre Mufasa. Con la manipulación de su tío Scar haciéndole sentir culpable por lo sucedido. Y yo que no dejaba de llorar. Era bastante pequeña, pero el sentimiento lo recuerdo como si hubiese sido ayer.

Una de las partes que más me gusta es el exilio, donde Simba descubre quién es. En ese emocionante viaje conoce a dos simpáticos amigos, Timón y Pumba. Nada más encontrarse tienen esta conversación:

Timón: ¿A dónde vas?

Simba: A ningún sitio.

Timón: ¿De dónde vienes?

Simba: Qué importa. No puedo volver.

Pumba: ¿Podemos ayudarte en algo?

Simba: No. A menos que podáis cambiar el pasado.

¿En cuántas ocasiones nos hemos sentido perdidos sin saber dónde vamos? En esos momentos es bueno apoyarse en las personas que están a nuestro lado y que nos quieren. Dejarse ayudar de vez en cuando es bueno.

Los nuevos amigos de Simba le enseñarán a disfrutar de la vida. Aprenderá a reírse de nuevo, a jugar y divertirse con su lema Hakuna Matata, y por qué no, a ser feliz de nuevo. En este viaje en el que se hace adulto, sigue sin resolver un problema del pasado que le persigue y le angustia. Porque no es bueno dejar las heridas sin cerrar, los asuntos sin resolver. No podemos mirar hacia otro lado y seguir con nuestra vida como si nada hubiese pasado.

Descubre también sentimientos que antes no había tenido. Descubre lo que es el amor, las dudas y los miedos ante la persona que se ama. Nala, su amiga de la infancia, no entiende por qué no quiere ser el Rey que ella ve.

A veces necesitamos que alguien externo a nuestra vida nos diga todo lo bueno que llevamos dentro, la buena persona que somos, las acciones que hacemos para ayudar a los demás, la alegría que transmitimos cuando estamos con nuestros amigos o lo bien que sabemos sacar una sonrisa a aquellas personas que más lo necesitan. Muchas veces no vemos todo lo bueno que tenemos y necesitamos que nos lo recuerden desde fuera.

En una noche en la que los recuerdos abruman a Simba, en la que no puede dejar de pensar en su padre y lo mucho que lo echa de menos, le reprocha entre pensamientos que dijo que siempre estaría con él, cuidándole, pero no es cierto. Se siente culpable por lo que pasó en el pasado e impotente por no poder cambiarlo. Entonces aparece el viejo Rafiki.

Simba: ¿Quién eres?

Rafiki: La pregunta es ¿quién eres tú?

Simba: Creía saberlo, pero no estoy seguro.

En una aparición de su padre, Mufasa le hace ver que para saber quién es, debe mirar en su interior, porque es mucho más de lo que es ahora y que debe ocupar su lugar en el ciclo de la vida, porque es el único y verdadero rey. Simba tiene miedo y no sabe cómo volver, porque no es el mismo.

Rafiki: Cambiar es bueno.

Simba: Sí, pero no es fácil. Sé lo que tengo que hacer, pero si regreso tendré que enfrentarme al pasado y llevo tanto tiempo huyendo de él.

Rafiki le da un golpe y Simba se queja.

Simba: ¡Ahu!, eh, ¿por qué has hecho eso?

Rafiki: No importa. Está en el pasado.

Simba: Sí, pero aún duele.

Rafiki: Oh, sí, el pasado puede doler, pero tal como yo lo veo, puedes o huir de él, o aprender.

¿Cuántas veces hemos tenido miedo ante la situación de enfrentarnos a nuestro pasado? ¿Qué hemos dejado pendiente que no nos deja vivir en paz y tranquilos? ¿Qué ocurriría si trato de cerrar esa etapa del pasado? ¿Y si no hago nada? Sólo tenemos esta vida para arreglar aquello que pensamos que debemos arreglar. Sólo depende de nosotros actuar. Aprende del pasado y sé feliz con lo que te queda por descubrir.

Pandémica y Celeste, una poesía para empezar bien el año

Una buena forma de empezar el año, es leer algo que nos inspire, nos emocione y conecte con esa parte interna nuestra que a veces olvidamos cuidar. Por eso he querido compartir con vosotros uno de mis textos favoritos del escritor Jaime Gil de Biedma, que no me canso de leer.

Pandémica y celeste

Imagínate ahora que tú y yo

muy tarde ya en la noche

hablemos hombre a hombre, finalmente.

Imagínatelo,

en una de esas noches memorables

de rara comunión, con la botella

medio vacía, los ceniceros sucios,

y después de agotado el tema de la vida.

Que te voy a enseñar un corazón,

un corazón infiel,

desnudo de cintura para abajo,

hipócrita lector -mon semblable,-mon frère!

Porque no es la impaciencia del buscador de orgasmo

quien me tira del cuerpo a otros cuerpos

a ser posiblemente jóvenes:

yo persigo también el dulce amor,

el tierno amor para dormir al lado

y que alegre mi cama al despertarse,

cercano como un pájaro.

¡Si yo no puedo desnudarme nunca,

si jamás he podido entrar en unos brazos

sin sentir -aunque sea nada más que un momento-

igual deslumbramiento que a los veinte años !

Para saber de amor, para aprenderle,

haber estado solo es necesario.

Y es necesario en cuatrocientas noches

-con cuatrocientos cuerpos diferentes-

haber hecho el amor. Que sus misterios,

como dijo el poeta, son del alma,

pero un cuerpo es el libro en que se leen.

Y por eso me alegro de haberme revolcado

sobre la arena gruesa, los dos medio vestidos,

mientras buscaba ese tendón del hombro.

Me conmueve el recuerdo de tantas ocasiones…

Aquella carretera de montaña

y los bien empleados abrazos furtivos

y el instante indefenso, de pie, tras el frenazo,

pegados a la tapia, cegados por las luces.

O aquel atardecer cerca del río

desnudos y riéndonos, de yedra coronados.

O aquel portal en Roma -en vía del Balbuino.

Y recuerdos de caras y ciudades

apenas conocidas, de cuerpos entrevistos,

de escaleras sin luz, de camarotes,

de bares, de pasajes desiertos, de prostíbulos,

y de infinitas casetas de baños,

de fosos de un castillo.

Recuerdos de vosotras, sobre todo,

oh noches en hoteles de una noche,

definitivas noches en pensiones sórdidas,

en cuartos recién fríos,

noches que devolvéis a vuestros huéspedes

un olvidado sabor a sí mismos!

La historia en cuerpo y alma, como una imagen rota,

de la langueur goûtée à ce mal d’être deux.

Sin despreciar

-alegres como fiesta entre semana-

las experiencias de promiscuidad.

Aunque sepa que nada me valdrían

trabajos de amor disperso

si no existiese el verdadero amor.

Mi amor,

íntegra imagen de mi vida,

sol de las noches mismas que le robo.

Su juventud, la mía,

-música de mi fondo-

sonríe aún en la imprecisa gracia

de cada cuerpo joven,

en cada encuentro anónimo,

iluminándolo. Dándole un alma.

Y no hay muslos hermosos

que no me hagan pensar en sus hermosos muslos

cuando nos conocimos, antes de ir a la cama.

Ni pasión de una noche de dormida

que pueda compararla

con la pasión que da el conocimiento,

los años de experiencia

de nuestro amor.

Porque en amor también

es importante el tiempo,

y dulce, de algún modo,

verificar con mano melancólica

su perceptible paso por un cuerpo

-mientras que basta un gesto familiar

en los labios,

o la ligera palpitación de un miembro,

para hacerme sentir la maravilla

de aquella gracia antigua,

fugaz como un reflejo.

Sobre su piel borrosa,

cuando pasen más años y al final estemos,

quiero aplastar los labios invocando

la imagen de su cuerpo

y de todos los cuerpos que una vez amé

aunque fuese un instante, deshechos por el tiempo.

Para pedir la fuerza de poder vivir

sin belleza, sin fuerza y sin deseo,

mientras seguimos juntos

hasta morir en paz, los dos,

como dicen que mueren los que han amado mucho.

Fuente: Link

Lo esencial es invisible a los ojos

Un artículo que leí hace un tiempo del blog de Pilar Jericó, autora del libro “Héroes cotidianos”, he querido rescatarlo para sacar algunas reflexiones.

Todos tenemos miedos: A fracasar, a no llegar a fin de mes, a la muerte… pero quizás, uno de los que más nos condiciona sea el miedo a no ser aceptados, a no ser queridos. Como resumió el filósofo Arthur Schopenhauer:

– El instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad.-

La necesidad de ser aceptados se ve dificultada en el mundo que nos ha tocado vivir, donde los valores mas encumbrados son la belleza y la juventud. La edad madura parece estar de capa caída, en especial en las mujeres. Un hombre con canas resulta interesante; una mujer intenta disimularlas.

¿Qué os parece? Daría para un debate muy interesante. No basta con decir “es verdad”, sino que es necesario que cada uno bucee en su mente y vea lo que piensa sobre ello o lo que le hace sentir.

¿Por qué, en especial las mujeres, intentamos gustar aparentando ser más jóvenes? ¿Acaso tenemos que demostrar algo? Y sobre la belleza, ¿acaso tenemos que ser todos iguales a los modelos que nos meten por lo ojos cada día?

Sabemos de sobra que la “belleza” que nos venden no es real, en el sentido que son muy pocas las personas en el mundo que por razones genéticas, en general, disfrutan de esas cualidades físicas. Entonces ¿por qué seguimos pensando que tenemos que parecernos a ellos para ser aceptados y gustar?

Pensad por un momento la cantidad de personas que habéis conocido a lo largo de vuestra vida. ¿Qué cualidades tenían aquellas que os gustaban? Esas personas que no sabías bien porque pero que te gustaba pasar tiempo con ellas, con quien compartías un tiempo de mucha calidad, con quien aprendías, te reías… Parece que todas esas personas despertaban en ti emociones positivas. Una de las cualidades que he visto en aquellas personas que más me gustaban es que estaban seguras de sí mismas.

Buscar la satisfacción personal en algo con fecha de caducidad es apostar por un caballo perdedor, aunque los anuncios se empeñen en vendernos otra cosa.

A veces parece difícil resistirse a los anuncios. Cada vez se analizan más técnicas a partir de las cuales se estudia el cerebro, se aprende a estimularlo. Hacen anuncios cada vez más “atractivos”, o al menos creo que esa es la intención. Una opción es apagar la televisión. Así no te ves bombardeado por todos esos anuncios. Al margen de esta “broma”, algo importante y necesario que deberíamos hacer y que te animo a ello, es tener muy presente tus valores. Dedicar tiempo a saber cuáles son tus valores. La satisfacción personal pienso que se consigue cuando actúas acorde a tus valores.

El psiquiatra Viktor Frankl afirma que la neurosis de nuestra sociedad es el vacío existencial. Y para evitarlo, lo rellenamos con aquello que después tememos perder, ya sea juventud, belleza, una casa envidiable o un puesto de prestigio en una empresa. En definitiva, creemos que nuestra identidad y nuestra valía personal dependen del tener, que no del ser. Y ese es el origen de nuestros miedos. Difícilmente podremos perder lo que somos, pero sí lo que poseemos; y, sin lugar a dudas, perder la juventud es ley de vida.

Nunca perderemos lo que somos. Por eso defiendo firmemente aprender y desarrollar buenas habilidades personales que nos ayudarán después a adquirir habilidades profesionales. Desarrollar por ejemplo nuestra inteligencia emocional, conocer cómo reaccionamos ante las cosas que nos duelen o situaciones límites, para no dejarnos llevar por los impulsos cuando se produce lo que los psicólogos llaman “secuestro emocional”.

 

Si pensamos en quiénes han sido relevantes en nuestras vidas, difícilmente destacaremos a los más a

tractivos, sino a los que nos han querido tal y como somos, con nuestros defectos y

nuestras arrugas. Aquellos que nos han hecho sentirnos importantes y únicos. Antoine de Saint-Exupèry, autor de El Principito, lo resumía del siguiente modo:

Lo esencial es invisible a los ojos.

Podéis leer el artículo completo en el siguiente enlace:
http://www.pilarjerico.com/¿miedo-a-envecejer-2

Necesitamos humildad para aprender y coraje para decidir

Hace tiempo que encontré este vídeo motivador que nos llena de energía para seguir adelante con aquellos retos que nos planteamos. Algunas de las ideas de este vídeo son:

  • Somos libres para elegir, para tomar decisiones.
  • Aprender algo significa entrar en contacto con un mundo desconocido.
  • Las cosas más simples son las más extraordinarias.
  • Atrévete a cambiar y desafíate. No tengas miedo a los retos.
  • Es necesario insistir una y otra vez para conseguir aquello que queremos.
  • Si no crees en ti mismo puedes perder una batalla que pensabas ganada.
  • Recuerda qué es lo que quieres.
  • No tengas miedo a equivocarte y empieza de nuevo.
  • Ten paciencia para encontrar el momento exacto.
  • Felicítate por tus logros. 
  • Si no has conseguido lo que querías, analiza las causas e … ¡¡ inténtalo con más FUERZA !!
  • El mundo está en manos de aquellos que tienen el coraje de soñar y de correr el riesgo de vivir sus sueños.

Necesitamos tomar nuestras decisiones con coraje. Asumir nuestras limitaciones y buscar la manera de superarlas. Si nos falta formación, nos formamos. Si nos faltan habilidades, tratamos de ponernos en situaciones que nos permitan desarrollarlas. Si tenemos miedo, lo identificamos y lo enfrentamos.

Una cita del psiquiatra Enrique Rojas que encontré en el libro de Francisco Alcaide, Fast Good Management, pone en evidencia la necesidad de aprender a gestionar la frustración. Aprender que no siempre podemos tener lo que queremos cuando queremos, hace que aprendas a ser más paciente y esperar al momento exacto para conseguir lo que quieres. 

Enrique Rojas: «Parece una paradoja pero la frustración es necesaria para la modulación de la personalidad. Es la piedra de toque de la madurez. En el triunfo uno se emborracha de sí mismo mientras que el sufrimiento sirve para entender qué significa el arte de vivir»”.

La música clásica nos cura el alma

Después de un parón en parte necesario y en parte obligado, vuelvo a retomar las publicaciones con energías renovadas y con ilusión por seguir compartiendo con todos vosotros recursos que sean interesantes para vuestro desarrollo personal y profesional.

En esta entrada he querido hablar sobre la relación que la música clásica tiene con la Inteligencia Emocional, o al menos la relación que me han enseñado y he ido aprendiendo. La música tiene una capacidad especial para conectar con nuestro subconsciente. La parte racional en ocasiones parece no hacernos mucho caso y es porque la parte emocional del subconsciente nos está enviando un mensaje que deberemos averiguar qué significa. Es un modo de verlo. Si algún psicólogo o profesional relacionado con la Inteligencia Emocional quiere corregirme, por favor que aporte sus comentarios.

Podemos entender ese subconsciente con la música. Ésta ayuda a trabajar nuestras emociones, las aflora, las intensifica y podemos identificarlas mejor que dentro de la vorágine diaria de pensamientos. Escuchar con la mente en blanco es importante para dejarte llevar por la melodía y sentir la armonía, que poco a poco nos suele relajar y en muchas otras ocasiones emocionar por su belleza. Los sonidos se vuelven colores o imágenes, puede que recuerdos de momentos pasados, puede que de momentos soñados, pero en todos ellos identificamos emociones. Esto nos facilitará ir trabajando nuestra Inteligencia Emocional.

Algunas obras que un buen amigo me recomendó y que podréis escuchas por ejemplo con la aplicación gratuita Spotify, son las siguientes:

  • Franz Schubert : Sinfonia No. 8 in Si minore, D. 759 – ”Incompiuta”. Allegro moderato by Karl Böhm
  • Pictures at an Exhibition by Lorin Maazel
  • Grieg: Peer Gynt by Bjørn Willberg Andersen
  • Chopin: Fantaisie-impromptu In C-sharp Minor, Op. 66: Fantaisie-impromptu In C-sharp Minor, Op. 66 by Nikolai Lugansky
  • Symphony No. 7 Op. 92: II. Allegretto (Beethoven) by Orchestra Di Padova E Del Veneto & Peter Maag
  • Symphony No. 1 In D Major, “Titan”: III. Feierlich Und Gemessen, Ohne Zu Schleppen by Slovak Philharmonic Orchestra
  • Maskarade (Masquerade): Waltz by Yuri Simonov
  • Scheherazade: The Sea & Sinbad’s Ship by Joakim Svenheden

Os enseño ahora un fantástico vídeo de TED, en el que Benjamin Zander quiere que lleguemos a amar y entender la música clásica. He disfrutado muchísimo con la pieza que toca de Chopin. La he entendido y me he emocionado. ¿Qué os parece?

La Ópera es otro de los géneros musicales que recomiendo, al menos escuchar para saber qué te transmite. Hay personas que dicen “yo es que ese tipo de música no va conmigo”. Os recomiendo escucharla y tratar de ir por ejemplo al Teatro Real a ver una que os resulte atractiva. Para los menores de 30 años hay entradas de último minuto con 90% de descuento. Puede que te descubras emocionado y aplaudiendo por ejemplo Tosca, de Puccini, una de las mejores óperas que se han escrito. Mi parte favorita es “E Lucevan Le Stelle”. En este vídeo se puede ver y escuchar una representación de Plácido Domingo. Como toda ópera que se precie, es una historia muy trágica y en este acto el amado se despide antes de su ejecución. Espero que os guste:

Traducción al español

Y brillaban las estrellas,

Y olía la tierra,

Chirriaba la puerta del huerto,

Y unos pasos rozaban la arena…

Entraba ella, fragante,

Caía entre mis brazos…

¡Oh, dulces besos! ¡Oh, lánguidas caricias,

Mientras yo, tembloroso,

Sus bellas formas desataba de los velos!

Desvaneció para siempre mi sueño de amor…

La hora ha pasado…

¡Y muero desesperado!

¡Y muero desesperado!

¡Y jamás he amado tanto la vida!

¡Tanto la vida!

¿Por qué me emociono viendo una película?

Una persona que admiro y que sigo tanto en su blog como en su programa REDES es Eduard Punset. Hace unos meses viendo uno de los programas de REDES me interesó uno en el que se hablaba de las “neuronas espejo”.

Cuando hablamos, sentimos o realizamos movimientos con nuestros cuerpos se activan en los demás que nos escuchan y miran las mismas neuronas responsables de esas acciones, esas neuronas que se activan en mi mente y que hacen que me emocione o me ría viendo una película son las llamadas neuronas espejo.

En los equipos con rendimientos elevados se observa que están muy conectados (según las investigaciones de Marcial Losada) gracias entre otros motivos por la manera en que interactuan entre sí a través de las conversaciones. Esa conectividad, producto de un adecuado manejo de las conversaciones, facilita el aprendizaje colectivo e individual del mismo modo que los altos desempeños en los equipos de trabajo presentan una inteligencia emocional grupal (Goleman,Cherniss y Bennis) elevada la cual radica fundamentalmente en la confianza.

El vídeo completo lo podéis ver en el siguiente enlace: Mentes conectadas sin brujería. Para aquellos que no tienen mucho tiempo para ver el vídeo podéis leer la transcripción.

Los estados de ánimo

 
“Vaya día! Sólo tengo ganas de llegar a casa y meterme en la cama”. Estos pensamientos nos pueden surgir en nuestra mente algún que otro día que parece que todo sale torcido.

Subimos al autobús y nos molesta hasta la gente que hay a nuestro alrededor. Nos ponemos los cascos con la música para no escuchar el ruido que tanto nos molesta. Lo que ocurre que hay otra voz que nos molesta aún más y aún con los cascos seguimos oyéndola, así que subimos más el volumen para no oírla. Nos centramos en la música y seguimos hasta llegar al metro donde subimos con la música a tope y nos ponemos al lado de la puerta porque en pocas paradas nos bajamos. En uno de los túneles nos vemos reflejados en el cristal y quitamos la música. En ese momento parece que se está haciendo el silencio a pesar del alboroto y empezamos a oír esa voz que antes nos molestaba tanto. Era nuestra propia voz, nuestra conciencia removida por nuestro inconsciente. Y pensamos “¿qué estoy haciendo?, ¿ese soy yo?, qué triste estás”. ¿Por qué estoy así? Me siento mal, pero no sé por qué.

Vamos a usar la Inteligencia Emocional. Lo primero identificamos qué emoción o sentimiento tenemos. Es rabia, melancolía, desesperanza, decepción, amargura, frustración, odio… Hay muchas emociones negativas que podemos estar sintiendo. Una vez que sepamos qué sentimos vamos a ver qué lo ha provocado. Iremos repasando el día, las semanas, los meses… ¿qué nos está provocando esos sentimientos? Puede ser una persona que nos molesta, una situación personal o laboral que no nos gusta, un cúmulo de mala suerte… ¿hemos hecho el repaso de todo?

La verdad es que somos nosotros los únicos responsables de seguir sintiendo todo esto. Son nuestros pensamientos los que están provocando lo que sentimos. Y tenemos la capacidad de decidir si seguir así, sufriendo, o hacer algo para cortarlo. Saber medir la intensidad de lo que sentimos y ver si es acorde a la situación que lo  provoca. Cuando la intensidad no se corresponde racionalmente con la situación, entonces deberemos cortar los pensamientos que tenemos sobre esa situación que no nos gusta.

Os dejo un texto de Mario Benedetti sobre los estados de ánimo que me gustó mucho.

Estados de ánimo

Unas veces me siento
como pobre colina,
y otras como montaña
de cumbres repetidas,
unas veces me siento
como un acantilado,
y en otras como un cielo
azul pero lejano,
a veces uno es
manantial entre rocas,
y otras veces un árbol
con las últimas hojas,
pero hoy me siento apenas
como laguna insomne,
con un embarcadero
ya sin embarcaciones,
una laguna verde
inmóvil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde,
te acerques y te mires..
te mires al mirarme.