Que te duela el cuerpo no es normal

En una consulta de un especialista en diferentes terapias corporales, me pregunta por una lista de problemas de salud. A muchos de ellos respondo que no, y a otros, saco mi lista.

Sobre algunos de los problemas que dije que estaba bien, al observar conscientemente el cuerpo, sí tengo síntomas. Uno muy claro es la acidez de estómago. Algunos buenos hábitos de alimentación que aprendí, los he ido relajando tanto que he vuelto a coger algunos hábitos que no le sientan bien a mi cuerpo.

Necesito hacer algunos ajustes sobre alimentos que como, y observar cómo responde el cuerpo. Darle tiempo a recuperarse y volver a ir introduciendo los alimentos hasta llegar a aquellos que no puedo comer.

Además de los alimentos, revisando lo que ya he aprendido con Jorge Gauna, con Mantak Chia, etc., veo la indigestión que me provoca el entorno y las personas que no son correctas para mí. La vida trata de aprender a convivir donde sea que te toque estar, y conseguir seguir con tu vida. A veces necesitas un exorcista que te acompañe.

Ojalá todos/as pudiésemos elegir donde vivir, dónde trabajar y con quién relacionarnos. La realidad es que estás donde te toca. Y no siempre tienes la oportunidad de elegir.

Tengo tan normalizado vivir con diferentes dolores, que a veces no me doy cuenta que no es normal que me duela. Aunque hay profesionales de la salud que no piensan lo mismo. Justo el año pasado un médico traumatólogo me dijo que sí era normal que me duela y que me tenía que hacer a la idea de estar con ese dolor. No me puse a discutir con él. Simplemente he buscado otras personas que me puedan explicar o dar soluciones.

Tengo varios libros en mi lista de pendientes de leer y trabajar sobre este tema:

Una de las herramientas que me enseñó a usar Gauna es la biodescodificación estudiada por Christian Flèche, y uno de sus libros Descodificación Biológica de las Enfermedades. Le agradeceré toda mi vida esta enseñanza. Gracias.

Yo pensaba que tenía resueltos los problemas de salud, pero resulta que no. Conceptualizar mentalmente no es lo mismo que el proceso de curación corporal. El cuerpo lleva su ritmo. Y no es el mismo que el de mi mente hiper rápida. La ira que siento muchas veces y que me tengo que callar tampoco ayuda al cuerpo a recuperarse. Es como estar frecuentemente bombardeándole con algún problema cuando aún no se ha recuperado del anterior.

Por tanto, toca cuidar el cuerpo de forma continua. No es algo que haces una vez y lo dejas. Es un trabajo durante toda tu vida. Si te duele el cuerpo, busca información y profesionales que te den soluciones o te ayuden a encontrarlas por ti mismo/a. No es normal que el cuerpo duela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .