No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre…

Los Seres Humanos…

Por estar tan ansiosos por el futuro, es por lo que se olvidan del presente.
Viven la vida como si nunca fueran a morir, y mueren como si nunca hubieran vivido.
Pierden su salud para hacer dinero, y luego usan su dinero para recobrar la salud.

Estas frases me las encontré en un email que me enviaron hace tiempo y las guardé pensando que algún día las usaría. Ahora es ese momento en el que quiero compartirlas con vosotros. La última frase es una de las que más me llamó la atención porque las otras dos las había leído redactadas de un modo u otro, pero la última me llamó la atención porque es la pura realidad de todos los días de muchas personas. Muchas veces se ha dicho que el dinero no da la felicidad ni la compra. Sobre esto puede haber gente que le saque punta. Pero lo que sí es cierto es que la salud no se compra. En la medida que maltratemos a nuestro cuerpo de jóvenes más nos lo recordará con el paso de los años.

Hace unos meses empecé a leer a Walt Whitman. Tengo que reconocer que no es una lectura sencilla, al menos el libro de poesía “Canto de mí mismo”. Algunos de los textos me resultaron complejos de entender. Aún así me gustó porque me transmitió la gran vitalidad que tenía este escritor. Unos versos que un amigo me enseñó de este libro decían:

¿Me contradigo acaso?
Muy bien, me contradigo.
¡Soy inmenso, contengo multitudes!

Mientras leía este libro investigué un poco más sobre este escritor y fui a dar con este texto suyo que os copio y que me ha animado muchas veces. No comentaré mucho sobre este texto porque poco puedo decir de un texto con tanta belleza salvo quedarme sin palabras y sentir todo lo que despierta en mí:

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco, sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños. No te dejes vencer por el desaliento. No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber. No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario. No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo. Pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Somos seres llenos de pasión. La vida es desierto y oasis. Nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia. Aunque el viento sople en contra, la poderosa obra continúa: tú puedes aportar una estrofa. No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre…

Podemos cambiar el curso de nuestra vida

¿Qué estamos haciendo con nuestra vida? ¿Qué estoy haciendo con mi vida? Eso es lo que pensó Roz Savage cuando preparó esta charla en TED “¿por qué atravieso el pacífico remando?”

Algunas de las reflexiones que hace y que me gustaron son:

Cuanto mayor es el reto mayor es la sensación de logro al llegar al final.
Las historias que nos contamos (nos limitan).
La acumulación de acciones pequeñas (es lo que nos hace movernos cada día).
Asumir responsabilidades.

Hablando con un amigo sobre este vídeo estábamos de acuerdo en que la parte buena es que podemos reescribir nuestra propia historia, no tenemos por qué ceñirnos al guión de nuestra vida, en cualquier momento podemos cambiarlo. Si no nos gusta, siempre podemos romperlo y escribir uno nuevo. Nada nos lo impide, sólo las limitaciones que nos autoimponemos. Sólo nosotros somos responsables de nuestra vida. No podemos culpar a los padres, a los profesores, a la sociedad, a la crisis, … Tú, y solamente tú, eres responsable de estar donde estás y ser lo que eres. Y lo mejor de todo es que si quieres ¡puedes cambiarlo!

En un capítulo de la serie Being Erica decía que:

No puedes remar sólo con el remo de las expectativas de los demás (irías en círculos), sino que tienes que remar también con el remo de cómo te ves tú. Aprende a ser lo que eres y aprende a renunciar de buena gana a lo que no eres.

Hace falta valor para madurar y ser quien eres de verdad.

Para conseguir esto necesitamos echar abajo las ideas preconcebidas de lo que pensábamos que tendríamos que estar haciendo, cuando en realidad estamos haciendo algo totalmente distinto a lo que pensábamos que era lo correcto. Te das cuenta que te sientes mucho mejor haciendo otras cosas, pensando otras cosas, soñando otras cosas. No debes juzgarte por lo que hiciste hace unos años porque hoy eres otra persona ¿o eres la misma? Lo que te ha pasado desde un momento de tu vida hasta el día de hoy ha hecho que hoy seas diferente, pienses diferente y sientas diferente.

¡Pero somos nosotros mismos! Sin máscaras, sin aparentar ser lo que los demás quieren que seas. Sólo tú.

Un libro muy especial que me enviaron en forma de vídeo, me alegró y me alegra muchos días cuando estoy un poco desanimada. Lo veo y lo escucho y consigue sacarme una sonrisa por la alegría de la vida, por la alegría de seguir adelante, por la ganas de ser feliz. Espero que os guste.