Investigando, probando y apreciando un buen café

No supe lo que era tomar un buen café, hasta que viví en Brasil. El café que había probado hasta el momento, en cafeterías en España, era mezcla de torrefacto con café natural, y solo conseguía tomarlo con bastante leche, por el sabor a quemado que tenía. Y no me sentaba demasiado bien al estómago. Lo tomaba más como acto social que porque me gustase.

Leer más »