Reiki, nuestra herramienta de equilibrio diario

Volviendo a los niveles de desarrollo que propone Ken Wilber, en su libro “La Religión del futuro”, estaba pensando qué herramientas nos pueden ayudar a experimentar nuestro cuerpo y conectarnos con los estadios del despertar. Herramientas que conecten los dos procesos.

Una herramienta que yo utilizo es el reiki. Estoy iniciada en Reiki Usui Tibetano nivel I y II. Para quien no conozca esta práctica, los libros de José María Jiménez Solana a mí me encantan.

Referencio de nuevo algunas prácticas que yo realizo para cuidar el cuerpo. por si te resultan interesantes.

Voy a explicar un poco cómo vivo yo la práctica del reiki, cómo lo siento y cómo lo interpreto.

El reiki para mí es una práctica que te permite sintonizar la frecuencia de tu cuerpo con una frecuencia del universo que llamamos “amor universal” o “esencia pura”.

Si quieres aprender sobre frecuencias del universo, te recomiendo el curso de Nassim Haramein que se acaba de estrenar en español.

En una sesión de terapia de “proyecto sentido”, concepto desarrollado por el psicólogo francés Marc Fréchet, donde revives tu nacimiento, pude experimentar lo que era sentirse “esencia pura”. Y fue bastante emocionante.

Después, en mi iniciación de nivel I de reiki, sentí esa misma sensación de “esencia pura” y me puse a llorar sin parar, lloraba de felicidad, ¡todo estaba conectado! No podía creerme que esa esencia estuviese fluyendo por mi cuerpo.

Empecé mi práctica de nivel I con autosanación. Un tiempo después, me interesé por el nivel II. Aunque antes de poder hacer la iniciación de nivel II, me pasó algo bastante sorprendente.

Estaba caminando por la calle tranquilamente y, una presión en el centro del pecho estaba pulsando. Mi cabeza se llenó de mensajes que me decían sobre la conexión con todo el universo, sobre los fractales, las geometrías, etc. Luego fui a un pequeño concierto en el Auditorio Nacional de Música, dentro del Ciclo “La Generación Ascendente”, ¿casualidad el nombre? En el auditorio volvió a intensificarse la pulsión en el pecho. La música había activado algo. No sé cómo explicarlo. Era una sensación de conexión con todo, todo estaba vibrando, y yo no podía dejar de llorar, estaba emocionada por la belleza de la música, de la vida, de existir.

Unos días después de este episodio, tuve mi iniciación de reiki de nivel II, y de nuevo volví a experimentar la conexión con todo el universo. Esta vez no me puse a llorar, simplemente estaba perpleja. ¿Qué estaba pasando? Experimentaba algo y poco después aparecía algo que me lo explicaba.

Empecé mi práctica de reiki de nivel II y empecé a practicar a enviar reiki a distancia. El siguiente paso que me gustaría es aprender bioreiki.

En estos tiempos de distanciamiento social, quizás el reiki nos ayude a seguir sintiéndonos conectados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .