Falta de acceso a sanidad de calidad

La injusticia de no tener acceso a servicios de sanidad de calidad. Si tienes dinero, puedes pagar a los mejores especialistas y viajar a diferentes centros de terapias de todo tipo. Si no tienes dinero, te mueres, o vives toda tu vida con una calidad precaria, o conviviendo con el dolor todos los días.

Cuando estuve viviendo en Brasil, un viernes fui a visitar a un amigo que estaba ingresado en el hospital. En un hospital que su seguro médico privado cubría. Resultó ser un hospital con atención precaria.

Se había contagiado con dengue hemorrágico. Se estaba muriendo. Ese mismo día, una persona decidió pagar altruistamente su traslado y tratamiento a uno de los mejores hospitales de São Paulo. El domingo se estaba recuperando. Sobrevivió y tuvo una oportunidad para seguir con su vida.

Si esta persona que apareció con su dinero no hubiese estado ahí en ese momento, mi amigo habría muerto.

No hace falta irme a Brasil para ver este drama. En España también tenemos este drama. Existen personas incompetentes en el sistema sanitario, tanto público como privado.

Cirujanos que te hacen mal una operación y no te arreglan después su incompetencia. Simplemente se excusan en que era lo que podían hacer, o simplemente te ignoran. Si no tienes dinero para pagar un especialista privado que pueda arreglar el error del otro, ni tampoco para meterte en juicios y demandas, pues te tienes que aguantar.

También tienes las letras pequeñas de los seguros médicos privados que cuando los necesitas no cubren lo que necesitas.

Hace años fui al médico de cabecera con un ataque de ansiedad y me mandó espidifen para el dolor del pecho. Si me encontrase de nuevo a esa persona, le quitaría su título como personal sanitario.

También he estado años con dolor en la mano-muñeca, con visitas a traumatólogo y rehabilitación. Incluso me llegaron a dar cita para hacerme una operación para abrirme la muñeca y ver si veían algo. No me hice la operación. Años después conviviendo con dolor intermitente, fui a un centro de acupuntura y resolvió mi problema.

A veces pensamos en países lejanos donde la injusticia y violación de derechos humanos son “lo normal”. Lo tenemos también a nuestro lado, y parece que no queremos verlo. Parece que mientras no nos toque a nosotros, el otro que se busque la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .