Investigando, probando y apreciando un buen café

No supe lo que era tomar un buen café, hasta que viví en Brasil. El café que había probado hasta el momento, en cafeterías en España, era mezcla de torrefacto con café natural, y solo conseguía tomarlo con bastante leche, por el sabor a quemado que tenía. Y no me sentaba demasiado bien al estómago. Lo tomaba más como acto social que porque me gustase.

En Brasil aprendí lo que era el café 100% arábica. Supe de la existencia de diferentes variedades de café en función de la altura. Y empecé a investigar y probar. Y lo que descubrí fue, que el café bueno está rico tomándolo solo, sin leche y sin azúcar, y es de color marrón y no negro, como habitualmente había probado.

Empecé probando lo más sencillo, el café del supermercado, el café Pilão. Y siendo un café sencillo, me gustó muchísimo más de lo que me habían gustado los cafés que había probado. Empecé a comentar con mis compañeros/as de trabajo sobre el café y empecé mi investigación particular.

Uno de estos compañeros, en uno de sus viajes al estado de Minas Gerais, se acordó de mi interés en conocer los cafés de Brasil, y me trajo un paquete de café Santa Rosa. Este café ya eran palabras mayores. Me gustó muchísimo el detalle, y me abrió las puertas a los cafés gourmet.

Conocí la cafetería Octavio Café, que tenía una variedad de tipos de cafés enorme, y además de degustarlos, podías comprarlos a granel. Era la primera vez que veía este modelo de negocio en una cafetería. Probé el “café coado no pano” (café colado en un colador de tela), y acostumbrada al expresso, este café coado no me entusiasmó.

Lo mejor estaba aún por llegar. Y fue, cuando conocí la marca Santo Grão y su tostador en la calle Oscar Freire. Hasta el momento, es mi marca favorita de café de Brasil. Me gustó tanto, que en la oficina creé un grupo de personas que comprábamos café, y los convencí para hacer compras conjuntas para compartir los gastos del transporte. Y les encantó el café.

Cuando volví a España, me quedé sin mi querido café. Llegué a plantearme incluso ser distribuidora en España. Pero echando algunos números, no ví la viabilidad del negocio. Así que, me puse a investigar cafés y tostadores en España.

Encontré la Federación Española del Café, y tienen un mapa en google maps de tostadores, además de un grandísimo listado de enlaces de interés donde puedes investigar durante horas. En este mapa descubrí dos marcas, Montecelio y Supracafé. Y las dos me sorprendieron. Aunque tengo que reconocer, que me quedo con Supracafé. De momento su variedad Brasil Yellow Bourbon y su edición limitada están entre mis favoritos.

¿A ti también te gusta tanto el café?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .